lunes, 18 de mayo de 2009

Queso de Oveja al Romero Mont-Brú

Leche: Oveja
Tipo: Pasta dura, corteza natural cubierta de romero
Materia Grasa: 60%
Maduración: Unos 12 meses
Aspereza: Media a fuerte
Vino: Priorato (Les Terrasses), Burdeos o Médoc
País de origen: España
Región: Cataluña
Notas: El queso Oveja de Mont-brú se elabora en la masía del mismo nombre, cuyos orígenes datan del año 1350.Situada en la meseta del Moianés, en pleno corazón de Cataluña. Tiene un microclima propio y uno de los paisajes más preciosos, además de panorámica privilegiada de las principales sierras del país; Montserrat, el Montseny y los Pirineos.
El Queso de Oveja al Romero Mont-Brú, se elabora partiendo de un queso de leche pasteurizada de oveja. Al que durante su proceso de maduración se cubre la corteza con una capa de manteca de cerdo y hojas de romero, que le dan al queso un sabor pronunciado a hierbas y una textura mantecosa, estas capas, no llegan a penetrar en la pasta, pero si logran que esta se impregne de sus rasgos sensoriales, cuyo resultado es el de un exquisito queso.
El tiempo de maduración es de unos 12 meses.
La pasta pierde el habitual color rosáceo que tienen los quesos no recubiertos por el romero, para tornarse de un color marfil, la corteza es muy llamativa y grasienta por la manteca de cerdo que lo recubre.
La textura de la pasta es untuosa con sabor herbáceo y a frutos secos.
Como la leche de oveja se produce sólo durante el invierno y a principios del verano, el resto del año la lechería elabora principalmente quesos de cabra.
Otros quesos que elabora la quesería Mont-Brú son; el Queso de Oveja y dos quesos de leche de búfala, el Tou de Búfala y el Suau de Búfala.

3 comentarios:

KAAT dijo...

1000 !!!

Anónimo dijo...

Y al paso que va Martí, dentro de poco celebraremos otros mil.
De momento, aunque con cuatro días y cuatro quesos de retraso me sumo a KAAT.
1000 !!!

Nettle

Marti dijo...

Gracias a ambos
Es cierto que 1000 quesos son muchos, pero encontrar nuevos quesos, es como descubrir nuevas emociones, y probar los ya conocidos, es como reencontrarse con un viejo amigo.
Por lo tanto siempre es agradable, pero 2000 quesos….. me parece un reto muy difícil de conseguir.
Un abrazo.
Martí