martes, 13 de julio de 2010

Chenklich

Leche: Vaca
Tipo: Pasta semi dura, sin corteza, cubierto de hierbas
Materia Grasa: No definido
Maduración: No definido
Aspereza: Fuerte
Vino: Arak o Cerveza
País de origen: Líbano
Región: norte de Líbano (Akkar)
Notas: El Chenklich o (Chenglichi) es un queso curado elaborado con leche de vaca, procedente del Líbano, presentado en forma esférica y cubierto con una capa de hierbas aromáticas (tomillo, romero, etc ...).
Este queso es originario del norte del Líbano (en la región de Akkar, y particularmente del pueblo de Rahbe). Aunque también se elabora al oeste de Siria en Tartus. Allá se conoce como Shanklish y se hace con leche de vaca o de oveja.
El Chenklich es un queso similar al Feta, con excepción de lo que lo diferencia es que es muy picante.
El Chenklich se hace típicamente en forma de bolas de aproximadamente 15 cm. de diámetro. A veces también se venden en tamaños más pequeños. Existe una variedad condimentada con especias y otra sin condimentos. Se seca a la sombra y puede conservarse más de un año.
Las especias con que se envuelve el queso acostumbran a ser zaatar y pimienta Aleppo (El zaatar es el nombre de un condimento hecho de hierbas secas mezcladas con semillas de sésamo, sal y otras especias. Se utiliza en la cocina árabe desde la época medieval y la pimienta Aleppo, llamada así por la ciudad de Aleppo en el norte de Siria. La mayoría de las pimientas de Aleppo que se encuentran en el mercado proceden de Siria. Este condimento se emplea bastante como condimento en la cocina turca (se encuentra con facilidad en los restaurantes sobre las mesas). Posee un moderado nivel de picazón y puede dejar distinguir su sabor afrutado al fondo.
Esta mezcla le da al queso un sabor muy especial. El queso, después de haber sido rebozado en estas especias se añeja y se seca. Las especias son las que dan al queso una apariencia similar a una pelota de tenis.
El Chenklich varía mucho en su textura y sabor. Cuando son frescos, tienen una textura y sabor suave; los curados por un período más largo se vuelven progresivamente más difíciles de comer adquieren un olor muy penetrante y sabor fuerte. Para hacer más picantes los quesos, algunos les añaden más especias, como el anís y el chile, se pueden mezclar antes de que el queso se moldee en las típicas bolas. A veces se cubren de chili, especialmente en Siria, y por lo tanto aparecen en rojo.
El Chenklich rara vez se consume tal cual, sino más bien sazonados en una mezcla compuesta de tomates finamente picados, cebolla y aceite de oliva y jugo de limón. La mezcla se acompaña de arak, que es una bebida sin azúcar alcohólica hecha de anís. El queso también de vez en cuando se mezcla con huevos o pepinos, menta y aceite de oliva en pan de pita.
Es uno de los muchos platos que componen los entremeses libaneses.