sábado, 18 de septiembre de 2010

Uff!

Leche: Cabra
Tipo: Pasta blanda, corteza lavada con cerveza
Materia Grasa: No definido
Maduración: Unos 2 meses
Aspereza: Media
Vino: Cerveza Moska u otras cervezas rubias
País de origen: España
Región: Cataluña
Notas: El Uff! es la más reciente creación de la quesería, Mas Alba, situada en medio del pueblo de Terradelles, del municipio de Vilademuls, un pequeño pueblo de 40 habitantes, a unos 25 km. al norte de Girona. Los orígenes del Mas Alba datan del siglo XVIII. La masía que también se dedica al turismo rural, esta pensada para elaborar quesos con la leche de su propio rebaño, para así tener más y mejor control de todo el proceso de producción del queso que es artesanal, se elabora respetando el medio ambiente.
También elaboran otros quesos como el Cremós d’Alba, el Petitot d'Alba y el Almadroc.
Tengo que reconocer que el nombre del queso es original, preguntando al quesero sobre el nombre, nos dice que quiere ser la exclamación que los comensales hagan al olerlo y ponerlo en la boca, al tratarse de un queso de corteza lavada, los llamados “stinky” o en nuestro idioma “Malolientes”.
El queso Uff! Se elabora con cuajo animal y con leche cruda de cabras de la raza murciano-granadinas, una vez terminado el proceso de fabricación, y antes de ponerlo a madurar, se lava durante una semana en salmuera, luego se pone a madurar en cuevas naturales un mes y medio, durante los cuales se lava cada dos días con una cerveza artesana rubia llamada Moska. Antes de ponerlo a la venta el queso descansa una o dos semanas más en la cava ya sin lavado alguno.
Con todo este proceso se consigue un queso con una corteza muy vistosa de color teja muy parecido al de la cerveza con que ha sido bañado además esta corteza presenta los surcos del molde que la hacen aun más llamativa. Las cortezas de los quesos lavados por lo general no se comen, porque son excesivamente fuertes de sabor, en este caso yo la probé y no es demasiado fuerte, pero de todas formas sigo pensando que no se debe comer.
El interior tiene una pasta delicada, de color blanquecino con una textura compacta y algo yesosa típica de los quesos de cabra. Con el paso del tiempo tendrá la textura más cremosa justo debajo de la corteza, una señal de que el queso madura de fuera hacia dentro.
El sabor es dulce y se nota algo el efecto del lavado con cerveza, aunque sinceramente para mi gusto es demasiado tenue. Tiene un sutil aroma caprino.
Al queso de la foto aun le faltaban unos días para estar en su punto optimo de maduración, por lo que es difícil decir si será un queso “apestoso” con carácter o no, conociendo a Martí Huguet, estoy seguro que conseguirá lo que se proponga, pero pienso que también tendrá en cuenta los hábitos alimenticios de sus clientes, y por el momento la gran mayoría, aun no está acostumbrada a este tipo de quesos tan fuertes.
El Uff! es ideal en una tabla de quesos, o fundido en salsas, para enriquecer su sabor. También puede incorporarse para acompañar ensaladas.