viernes, 10 de junio de 2011

Crocodile Tear

Leche: Cabra
Tipo: Pasta blanda, corteza de moho natural y pimentón
Materia Grasa: 45%
Maduración: 3 semanas
Aspereza: Suave
Vino: Gran Caus Extra Brut Rosado o Taleia (Sauvignon Blanc)
País de origen: Estados Unidos
Región: Indiana
Notas: El Crocodile Tear lo elabora Judy Schad de Capriole Goat Cheese, en Greenville, una ciudad en el Condado de Floyd en Indiana cerca de la frontera de Kentucky.
Judy produce alrededor de una docena de quesos de leche de cabra de un amplio espectro de estilos. entre los que destacan el Piper's Pyramide un queso en forma de pirámide truncada de pasta blanda, corteza de moho natural y pimentón, el Mont St. Francis un queso semi duro de corteza lavada, el Wabash Cannonball, un queso redondo cubierto de cenizas comestibles, el Julianna de pasta blanda y corteza cubierta de hierbas de Provenza, o como el Capriole Banon envuelto en hojas de castaño.
El Crocodile Tear o (lágrima de cocodrilo) en Español, debe su nombre a su forma de cono, y por su pequeño tamaño, puede parecer una lágrima. Su forma, es también la razón por la que son tan difíciles de moldear a mano. Los quesos pesan unos 85 g. y tiene una arrugada corteza de moho blanco espolvoreada con pimentón rojizo. La pasta es de un blanco intenso, una característica de los quesos de leche de cabra. Para diferenciar un queso de cabra de uno de leche de vaca debemos observar que los de cabra son intensamente blancos, por la ausencia de betacaroteno en la leche.
El Crocodile Tear se elabora con leche pasteurizada de cabra, es cremoso pero firme.
El sabor es delicado, calcáreo, denso, picante pero agradable, son mejores cuando son jóvenes, cerca de 10-15 días.
Este tipo de quesos imita a sus primos franceses, los pequeños quesos de cabra que se encuentran en todo los mercados de Francia, pero definitivamente  han cautivado los paladares de los amantes del buen queso, y tienen sus fieles seguidores ya en todo el mundo.
Marida bien con vinos suaves, ligeros y vinos espumosos o rosados.
Puede servirse como plato, acompañado de crujiente pan integral o en una tabla de quesos donde destacara por su singular apariencia.