miércoles, 28 de septiembre de 2011

Hubbardston Blue

Leche: Vaca
Tipo: Pasta blanda, azul, corteza enmohecida
Materia Grasa: No definido
Maduración: 30 días
Aspereza: Suave
Vino: Delamotte Brut (D.O. Champagne)
País de origen: Estados Unidos
Región: Massachusetts
Notas: Propiedad de Bob y Debbie Stetson, la Westfield Farm está situada entre verdes colinas, cielos claros y azules, y el aire fresco, al norte de Worcester, en el centro de Massachusetts. La finca se compró en 1971 por Bob y Letty Kilmoyer, funcionó como una quesería hasta 1996, cuando los Stetson compraron el negocio. Después de un aprendizaje intensivo de un mes con los Kilmoyers, se hicieron cargo de la Westfield Farm y han continuado y ampliado de producción desde entonces.
La granja se abastece, tanto de leche de cabra como de vaca de lecherías locales, la Westfield Farm produce poco más de 680 kg. de queso por semana.
El Hubbardston Blue se elabora con leche pasteurizada tanto de vaca como de cabra, las dos versiones se complementan y se van intercambiando según la temporada. En un principio solo se hacía el queso de cabra. La elaboración del queso de vaca, comenzó como una medida temporal para satisfacer la demanda de los compradores de Hubbardston Blue durante los meses de invierno, cuando la leche de cabra es escasa, ha acabado por crear su propio grupo de fervientes seguidores, y ahora ya forma parte por derecho propio de la familia de quesos de la Westfield Farm. entre los que destacan el Capri Classic Blue Log, un curioso queso azul, en formato de rulo.
El Hubbardston Blue a diferencia del Classic Blue Log, que recibe la inoculación de la bacteria (Penicillium Roqueforti) en la superficie del queso joven, lo que se hace con este Hubbardston Blue es introducirla al mismo tiempo que la cuajada en la tina.
El queso madura unos 30 días durante los cuales desarrolla una corteza cubierta por un polvo de moho azul grisáceo, que envuelve en su interior, una pasta suave y untuosa, de color blanco, sin que apenas se aprecien las típicas vetas azules que caracterizan este tipo de quesos.
Cuando el queso es joven tiene un aroma tenue, con el paso del tiempo se vuelve cada vez más pronunciado. Si comemos el moho azul del exterior del queso (recomendado) junto con la pasta, nos da un resultado de sabores complejos que recuerdan a las trufas y setas, con notas lácticas.
El queso se comercializa en forma de discos de 5-7 cm. de diámetro, 2,5-4 cm. de alto y un peso de 145 g.
Su cremosa pasta favorece que se extienda sobre rebanadas de pan de payes o sobre tostadas. Es excelente, en ensaladas y para espesar salsas y por supuesto en una tabla de quesos.

No hay comentarios: