sábado, 24 de septiembre de 2011

Schapenkaas Texel

Leche: Oveja
Tipo: Pasta semi dura, corteza natural
Materia Grasa: 48%
Maduración: 1 mes
Aspereza: Picante
Vino: Petit Caligo (vino dulce) Sauvignon Blanc y Chardonnay
País de origen: Holanda
Región: Islas Wadden (Holanda Septentrional)
Notas: Texel, una pequeña isla pesquera en el Mar del Norte, ha dado nombre a una conocida raza de ovejas, rústica y resistente, hoy muy extendida en países como Gran Bretaña, Estados Unidos o Dinamarca. Con la leche de estas ovejas se elaboraba antiguamente un queso que se diseminó por Europa. El viajero y comerciante italiano Ludovico Guicciardinim del siglo XVI, comentaba que era un queso de “sabor particularmente delicado, que no podía compararse a ningún otro queso, ni siquiera al Parmesano”.
A mediados del siglo XIX, su producción descendió abruptamente, en especial porque los granjeros vieron más lucrativo utilizar ovejas para producir carne que quesos y, tras la Segunda Guerra Mundial, este queso artesanal había desaparecido. En los años ochenta, los granjeros Piet y Hanna Bakker recuperaron el Texelse Schapenkaas, cruzando ovejas texel y frisonas. Algunos otros granjeros han seguido su ejemplo y el queso hoy se puede volver a encontrar en la isla.
Es un queso rústico y fragante, elaborado con leche pasteurizada de oveja, con un sabor persistente a oveja y a mar.
El queso se comercializa en formato redondo, pesa entre 4 y 5 kg. Tiene una corteza natural y una pasta de color amarillo oscuro, con algunos ojos.
Excelente queso de postre, acompañado de frutas frescas y frutos secos, especialmente cuando el queso es joven. Como aperitivo partido en trocitos pequeños. En cocina, rallado sobre platos de pasta, para hacer salsas.