viernes, 25 de noviembre de 2011

Coeur Poitevin

Leche: Cabra
Tipo: Pasta blanda, corteza enmohecida cubierta con ceniza
Materia Grasa: 45%
Maduración: 14 a 21 días
Aspereza: Suave a media
Vino: Pascal Fournier Haut-Poitou Chapelle St.Vincent o Sancerre Blanc
País de origen: Francia
Región: Nueva Aquitania
Notas: El Coeur Poitevin es un queso artesano elaborado con leche cruda de cabra de la raza Poitou. Los rebaños pastan y disfrutar de la exuberante hierba del bosque de Gâtinais, que es otra particularidad gastronómica además de sus populares manzanas: Reine de Reinettes.
El color de este queso va del blanco puro al blanco, ligeramente pigmentado de un azul muy suave.
Hablar de texturas en este tipo de quesos, es hablar de distintas capas como, si fueran quesos diferentes, puesto que es un queso de los que maduran de fuera hacia dentro, su primera capa enmohecida de penicillum y cubierta discretamente de carbón vegetal, nos proporciona una primera superficie seca, la corteza, en su parte interior, justo debajo de la corteza, nos ofrece la más rica y sabrosa pasta, de textura untuosa y fundente, que se derrite como la mantequilla, para terminar en la parte central con una pasta firme.
El Coeur Poitevin se presenta como un regalo envuelto en una hoja de castaño. La forma de corazón no oculta una historia amorosa, es sólo la tradición quesera de la región de Poitou que utiliza muy frecuentemente esta forma de molde.
El sabor es delicado, sin amargura, con un punto de sal.
La del Coeur Poitevin es dulce y suave con un grano muy fino que le da ese sabor tan refinado, y a pesar de ser un queso de cabra, su acidez no es agresiva.
Es un queso de temporada, la mejor época para consumirlo es de abril a octubre.
Para poder saborear toda la gama de matices de este queso es imprescindible, llevarlo a temperatura ambiente, antes de degustarlo. En realidad esta premisa sirve para todos los quesos, pero es en este tipo de quesos blandos y enmohecidos, donde se hace más necesario cumplirla.
Los quesos jóvenes, son exquisitos acompañados con higos dulces maduros y frutas frescas. Los más curados, sugiero saborearlos calentadolos con tostadas de pan de payes rociadas con aceite de oliva y pimienta. También vale la pena en una ensalada de tomates verdes.
Un vino tinto podría ser un buen acompañamiento para este queso en su versión menos madura, para los quesos más curados y secos elegiremos un vino blanco.
Este queso lo puede adquirir en Tutusaus C/. Maestro Peréz Cabrero 5, de Barcelona

No hay comentarios: