sábado, 12 de noviembre de 2011

Keiems Bloempje

Leche: Vaca
Tipo: Pasta blanda, corteza enmohecida
Materia Grasa: 50%
Maduración: 4 semanas
Aspereza: Suave
Vino: Raimat Gran Brut (Chardonnay-Pinot Noir)
País de origen: Bélgica
Región: Westhoek (Flandes Occidental)
Notas: Como miembros de la asociación flamenca por "una manera ecológica de vivir y cultivar la tierra" (VELT) Walter y Magda Deberg-Bommelaere, agricultores, siempre han sido sensibles a la naturaleza y el medio ambiente. Ellos acariciaban el sueño de trabajar un día en el pleno respeto con la misma. En 1986, comenzaron la reconversión de su negocio a la agricultura ecológica. Con el fin de transformar sus gastos suplementarios en valor añadido, decidieron fabricar ellos mismos su propio queso destinado al circuito de la alimentación natural. Su primera experiencia consistió en producir un Brie belga, el Keiemse Witte, este tipo de queso en esa época se hacia en Francia. El Keiemse Witte, es el nombre de la aldea de Dixmude, donde esta establecida la quesería, es un queso seco, plano, que desarrolla después de dos semanas de maduración una capa de moho blanco, para ser consumido después cuatro semanas.
En 1990, la pareja adquirió una cuba de cuajado con liras para el corte de la cuajada. Ese mismo año Walter se fue de gira por Normandía, para aprender como hacían los quesos, una región de la que provienen el Camembert, Livarot y el Pont l’Évêque, y a Valonia, donde producen el Benister, un queso orgánico de pasta blanda. Fue este Benister el que dio origen a su nuevo producto, el Keiems Bloempje, un queso de pasta blanda y corteza florecida fabricado artesanalmente. La leche de vaca cruda y entera que se usa para la fabricación de este queso, la producen una cuarentena de vacas criadas orgánicamente en la granja Uiterstenhof en Keiem.
Para elaborar el Keiems Bloempje, primero se coagula la leche a 30 º C y después de tres cuartos de hora, se corta para facilitar la eliminación del suero. A continuación, se añade agua y la cuajada se vierte a mano en pequeñas canastas, para ser devuelta nuevamente, esa operación se realizara varias veces durante un par de horas. Después de una noche de drenaje, los quesos están listos para un baño de salmuera durante una hora. Por último, se colocan en la cámara de maduración. Después de dos semanas, desarrollan una capa de moho blanco. Dos semanas más tarde, los quesos adquieren un sabor rico y completo, y una textura untuosa, casi liquida y un sabor extremadamente dulce.
El queso se comercializa en forma de discos de un diámetro de 11 cm. un espesor de 3 cm. y un peso de 350 g.
La quesería elabora una variante de este mismo queso con hierbas aromáticas (cebollino, perejil y ajo), así como otros quesos frescos y yogures (natural o con frutas).
Es perfecto para un plato de quesos servidos con almendras, higos y peras. Solo, con un buen numero de fresas y una copa de Cava es un deleite insuperable.
Fuente y foto: Fromage&vin