jueves, 10 de noviembre de 2011

Tomme Brulée

Leche: Oveja
Tipo: Pasta semi dura, no cocida, prensada, corteza natural quemada
Materia Grasa: 45%
Maduración: Mínimo 3 meses
Aspereza: Media
Vino: Marquès d'Alella Viognier o Irouléguy Axeridoy
País de origen: Francia
Región: Nueva Aquitania
Notas: El Tomme Brulée se elabora de forma artesanal a los pies del Monte Baigura en el corazón del País Vasco. Se producen a partir de la leche cruda de ovejas Basco-Bearnesa, una raza que produce una cantidad limitada de leche, y Latxa que en Francia es conocida con el nombre de “Manech”. Latxa de Cara Negra y Latxa de Cara Rubia, diferenciadas por la coloración de la cara y extremidades, aunque de características funcionales muy similares.
En francés tomme es la palabra que se usa para designar a los quesos de pasta semi dura, y brulée significa quemado en español, por lo que sólo con el nombre ya sabemos que se trata de un queso quemado. Pero no nos asustemos, solo se quema el exterior y eso en modo alguno va en detrimento de su delicioso sabor.
El famoso Affineur Pascal Beillevaire compra los quesos jóvenes con 2 meses de edad al elaborador, y luego los almacena durante dos meses más en sus propias cuevas.
Antes de poner el queso a la venta, la corteza se flambea con un soplete para darle una apariencia quemada y notas de humo sutil y delicado en su sabor final.
El Tomme Brulée, se parece a algunos quesos de leche de oveja franceses muy conocidos de esta región vasca, como; Ossau-Iraty, Bleu des Basques, Ardi-Gasna y Etorki, pero mucho más pequeño que la mayoría de ellos. El Tomme Brulée tiene forma cilíndrica con un diámetro de 11 cm. y un espesor de 8 cm. Pesa unos 750 gramos.
Debajo de esa corteza carbonizada delgada, en su interior hay una pasta sedosa, de color marfil con deliciosas fragancias. Piense en la mantequilla caliente y café, nueces tostadas, chuletas de cordero asada y caramelo tostado, añadiremos a todo eso la dulzura característica propia de la leche de oveja y nos da como resultado un queso exquisito.
Su período de degustación óptima es de junio a diciembre después de tres meses de maduración, pero también es excelente, de mayo a febrero.
Este queso es ideal cuando se sirve con un poco de pan crujiente o en una tabla de quesos. En cocina, es perfecto para rallarlo o gratinarlo ya que funde muy bien. Lo tomaremos con un vino blanco de la zona, como un Irouléguy, también marida bien con un Viognier con un toque de roble.

No hay comentarios: