martes, 29 de mayo de 2012

Castelbelbo

Leche: Vaca, oveja y cabra
Tipo: Pasta blanda, corteza enmohecida
Materia Grasa: 65%
Maduración: Unas 2 semanas
Aspereza: Suave
Vino: Enrico Serafino Alta Langa Zero 2004 (D.O. Alta Langa)
País de origen: Italia
Región: Piamonte
Notas: El Castelbelbo es una creación del, Caseificio dell'Alta Langa. Esta lechería italiana del norte, produce muchos productos lácteos, principalmente quesos sobre la base de recetas tradicionales de su región, en el Piamonte, pero los produce en una moderna planta. La mayor parte de sus quesos son pequeños quesos de corteza enmohecida, a menudo hechos con mezclas de leche y madurados durante un par de semanas. Varios de los más conocidos son - el Robiola di Roccaverano un queso con Denominación de Origen Protegida, La Tur, Robiola Rocchetta, Robiola Bosina, Brunet, Blu di Langa, Bonrus, Rosso di Langa, Cappelletta y el Carboncino -.
Al igual que La Tur y el Robiola Rocchetta, el Castelbelbo se basa en la leche pasteurizada de vaca, cabra y oveja, en una mezcla perfectamente equilibrada, lo que hace que ninguna de ellas predomine sobre las otras. Pero para el Castelbelbo también se añade crema, aumentando el porcentaje de grasa en el queso terminado.
Una rueda completa de Castelbelbo pesa cerca de 1,36 kg lo que le convierte en el queso más grande de todos los anteriores. Su corteza enmohecida es fina y uniforme. En su interior la pasta es de color blanco marfil con un tinte de color verde. Lo que es especialmente interesante es que, a pesar de su clasificación suave, fresco, este queso está lleno de pequeños ojos de cuajada. El interior es semi-blando cerca de la corteza, y luego blando y muy cremoso en el centro. Es en definitiva lo que se suele denominar un queso de textura “abierta”.
El aroma es delicado con una fragancia de crema agria con unas leves notas a setas.
El sabor es igualmente moderado, con un sabor láctico suave, recordando que este tipo de queso no hace mucho era leche fresca, de notas terrosas, con un acabado fuerte y picante, con un toque definitivo de corral. La corteza no tiene ningún recuerdo a amoniaco, por lo que es perfectamente comestible, incluso añade sabor al conjunto del queso.
Es perfecto acompañado de frutos secos (almendras, nueces) y frutas frescas, como fresas, también combina de forma maravillosa calentado sobre ensaladas, en sopas o para espesar las salsas.
Los amantes del vino reconocerán el nombre de Alta Langa. La lechería está justo al sureste de Alba, en la región vinícola de Alta Langa mejor conocida por el vino espumoso.