viernes, 31 de agosto de 2012

Formaggella de Tremosine

Leche: Vaca
Tipo: Pasta semi dura, corteza natural
Materia Grasa: No definido
Maduración: Mínimo 40 días
Aspereza: Suave
Vino: Monterucco - Riserva Metellianum (D.O. Oltrepò Pavese)
País de origen: Italia
Región: Lombardía
Notas: También conocido como Formaela, el Formaggella de Tremosine se produce en el territorio de la comunidad en las montañas de Brescia y el Alto Garda, en la cooperativa lechera Alpe del Garda.
Tremosine, es un pequeño pueblo con vistas al lago de Garda situado a unos 700 metros sobre el nivel del mar, en el corazón del Parque de Alto Garda Bresciano, en la meseta de Tremosine. El queso nació en 1980 con la intención de aumentar la producción de quesos típicos de la zona montañosa, con características cualitativas de gran valor y sofisticación.
El término formaggella indica una serie muy grande de productos, hasta el punto de que cada estación de montaña podría citar sus propias razones para distinguir la formaggella del lugar a la de la de otro. Algunos requisitos son comunes a todos estos productos: Estos son, que los quesos han de ser originarios de las zonas de montaña, como es el caso de la Formaggella Tremosine, son productos hechos con leche entera, con una maduración bastante corta y generalmente suave.
Se trata de un queso típicamente lombardo, que se obtiene a partir de leche fresca y pasteurizada de vaca, obtenida de las explotaciones de las granjas del altiplano Tremosine, en el corazón del Parque del Alto Garda Bresciano.
El Formaggella de Tremosine tiene un sabor característico: no agresivo, pero sabroso, de forma circular con un diámetro de 16 -18 cm. y alturas variables entre 5 y 7 cm. La pasta de color amarillo intenso es elástica y compacta, con algunos ojos. La característica distintiva de este tipo de queso, es la cruz de Tremosine, grabada en las dos caras del queso.
El Tremosine es un queso típico de textura suave, aspecto, sabor fragante y delicado aroma de las esencias de prados de montaña, resultado de la micro flora de las montañas de las que la procede la leche.
Aunque se vende todo el año, los mejores quesos se produce en verano, cuando los animales se alimentan de hierba fresca.
Combina perfectamente con mermeladas de frutas o para realzar platos de verduras, en la zona lo utilizan a veces como plato único.