jueves, 4 de octubre de 2012

Caprichos de la Pastora

Leche: Oveja
Tipo: Pasta blanda, corteza natural cubierta en sus lados por un paño
Materia Grasa: 50%
Maduración: A partir de 2 meses
Aspereza: Suave
Vino: Oporto Fonseca L.B.V. (D.O. Oporto) o Ximénez-Spínola PX Viejo (D.O. Jerez)
País de origen: España
Región: Zamora (Castilla y León)
Notas: Quesería La Antigua de Fuentesaúco es una empresa compuesta por un equipo joven, dinámico y emprendedor cuyo único objetivo es elaborar un queso de alta calidad.
La empresa ubicada en Zamora, está compuesta por personal altamente cualificado y con gran experiencia en la fabricación de queso a partir de leche cruda de oveja, siendo el resultado del proceso de elaboración unos quesos con personalidad propia.
La torta Caprichos de la Pastora es un queso elaborado de forma artesanal con leche cruda de oveja y cuajo de cardo.
En su aspecto externo presenta una forma cilíndrica con la corteza natural, lisa y delgada de color amarillo, cubierta en sus lados por un paño para evitar que se desmorone a abrirla. Corteza completamente comestible.
En el interior presenta una pasta de color blanco marfil brillante, con algún grumo suelto, en el momento en el que se abre por su parte superior.
De textura muy cremosa, casi liquida. Con un intenso aroma a leche, hierbas frescas y aromáticas.
Ofrece un sabor suave pero muy personal, bien definido, que transmite sabores persistentes, decididos y cierto carácter rústico que revela su producción artesanal.
La mayoría de las tortas sobretodo las famosas tortas extremeñas, tienen un sabor contundente muy pronunciado incluso algo picante al final, en parte debido a su cuajo vegetal. Sin embargo la torta Caprichos de la Pastora, es distinta, mucho más suave, con sabores de leche recién ordeñada de una gran frescura, nada acido, y sobre todo nada amargo.
Es el resultado de un cuidadoso mimo artesano que se practica en todos los procesos de elaboración, por parte del equipo de la quesería La Antigua de Fuentesaúco.
La torta se comercializa en un único tamaño de 10 cm. de diámetro y 5,5 de alto, con un peso de 550 gr. y en dos presentaciones; una protegida con una original cestita de madera que le da un toque personal muy elegante, y la otra más moderna, en un envase de cartón. Todas las tortas están envasadas al vacío en bolsa especial de maduración, lo que permite al queso una evolución natural.
Debido al sabor y a la textura del queso, a la Torta Caprichos de la Pastora se le ha otorgado el premio Medalla de Plata en el concurso World Cheese Awards del año 2010.
Se recomienda consumir a temperatura ambiente, cortando la corteza por arriba y accediendo al queso casi líquido de su interior, una vez abierto es importante remover la pasta para que todas las partes, tanto la que esta junto a la corteza como la del centro se mezclen bien, así lograremos una pasta homogénea perfecta para untar con pan.
Una vez terminado el queso, con el resto de la corteza (recordar que es comestible), un poco de carne picada, rehogada con anterioridad, o bien una pasta cocida y puesta dentro de la corteza, a la que le habréis quitado el paño protector y dos minutos en el horno; todo lo que se haya quedado e incluso la misma corteza se fundirá con el relleno ¡¡y no podéis imaginar lo bueno que está!!.