sábado, 3 de noviembre de 2012

Capricho de Guara

Leche: Oveja
Tipo: Pasta semi dura, corteza natural
Materia Grasa: 45%
Maduración: 1 mes
Aspereza: Media
Vino: Secastilla (D.O. Somontanto) o Quinta Mazuela (D.O. Cariñena)
País de origen: España
Región: Huesca (Aragón)
Notas: El origen de la empresa Capricho de Guara se remonta al año 2000 cuando los hermanos Nasarre (José Francisco y Antonio) decidieron reconvertir su explotación ovina tradicional en una empresa familiar quesera. Para ello tuvieron que cambiar sus ovejas, por ovejas lecheras para producir su propia materia prima. Con esa leche es con la que se realiza el queso Capricho de Guara tan natural como los pastos en los que pacen sus ovejas.
La empresa está ubicada en el corazón de la Sierra y los Cañones de Guara, concretamente en las Almunias de Rodellar (Huesca), lo que hace que sus quesos maduren en un ambiente natural único e inigualable.
La elaboración del queso comienza con el ordeño de las ovejas y con la captación de la leche en recipientes de acero inoxidable donde se mantienen a una temperatura fresca y estable para que no pierda la leche ninguna de sus propiedades.
En un tanque especial, se calienta la leche (Menos si es leche cruda y más si es leche pasteurizada)a la vez que se le aplican los fermentos y cuajos. Posteriormente la leche se divide en el suero y en el queso que una vez separados se da paso al moldeo del queso en moldes especiales y una prensa que a través de presión de aire les confiere la forma.
Posteriormente se saca de la prensa (unas 8 horas según moldes), y ya tenemos la forma del queso. Este se coloca en bandejas especiales para su posterior secado en cámaras de aire y frio. Si el queso es más curado se seguirá secando en cámaras de aire más cálido por más tiempo hasta su punto optimo de maduración.
El Capricho de Guara es un queso elaborado de forma artesanal con leche de cabra cruda cuajada.
El resultado es una pasta prensada de color blanco-marfil y pequeños ojos distribuidos por toda la superficie, con una maduración superior a los cien días y que da un aroma y un sabor suave. Su temperatura ideal de consumo es de 20ºC.
Olor láctico y agradable, y sabor a leche de oveja con un fondo dulzón, muy propio de los quesos de oveja, tiene un largo y agradable retrogusto.
Como canapé ligeramente fundido sobre rebanadas de pan caliente, troceado sobre ensalada de tomates y aceitunas negras. Un vino tinto joven.