viernes, 28 de diciembre de 2012

Clava

Leche: Vaca
Tipo: Pasta blanda, corteza enmohecida
Materia Grasa: 45%
Maduración: 6-8 semanas
Aspereza: Suave
Vino: Vilmart Coeur Cuvée (D.O. Champagne)
País de origen: Gran Bretaña
Región: Highland (Escocia)
Notas: El Clava se elabora en Connage Highland Dairy en Ardesier, Inverness, Escocia, Reino Unido. Una empresa familiar en el verdadero sentido de la palabra, Connage es propiedad de los hermanos Callum y Cameron y sus esposas Jill y Eileen. Callum y Jill se cuidan de la elaboración del queso, con sus años de experiencia y calidad trazable del producto final, han ganado múltiples premios. Cameron y Eileen llevan a cabo la mayor parte del trabajo en la granja, de la cría, manejo y ordeño del rebaño lechero. El rebaño consta de 150 vacas, principalmente Holstein Friesian con cruces de Jersey y Noruegas Rojas y se alimentan de los deliciosos pastos de trébol de alrededor de la lechería y a lo largo de las costas de Moray Firth.
El Clava es un queso artesano estilo Brie, que se elabora con leche pasteurizada de vaca sin crema añadida. Posee una corteza comestible blanca enmohecida y aterciopelada, motivada por el Penicillium candidum utilizado para la maduración del queso, que se añade a la leche al comienzo del proceso. En su interior tiene una pasta de textura suave y sedosa debido que en el proceso de elaboración se moldeó a mano, es de un bonito color amarillo y su sabor es a nueces, con un ligero toque a setas, y con un final muy suave a cítricos.
El queso se comercializa en forma de disco plano con un tamaño de 11 cm. de diámetro, 3 cm de alto y un peso de 250 g.
El Clava ha ganado varios premios: medalla de Oro en el Royal Highland Show del año 2006, otra medalla de Oro en la World Cheese Awards del año 2007, y la medalla de Plata en la Royal Highland Show del año 2008.
Todos los quesos, y este tipo en particular han de servirse a temperatura ambiente para saborear toda su fragancia de matices. Una vez llevado a la temperatura adecuada es perfecto para comer solo o acompañado con pan, o en una tabla de quesos. En cocina, sobre patatas cocidas, o en platos de pasta. Se adapta maravillosamente bien con el Champagne muy frío.