miércoles, 16 de enero de 2013

Alfred le Fermier

Leche: Vaca
Tipo: Pasta semi dura, cocida y  prensada, corteza lavada
Materia Grasa: 31%
Maduración: 8 meses
Aspereza: Media
Vino: Belleruche Côtes du Rhône o Animus Douro (D.O. Douro)
País de origen: Canada
Región: Cantons de l'Est (Quebec)
Notas: El Alfred le Fermier lo elabora la Fromagerie La Station que se ubica en Compton, Quebec. La finca cuenta con 163 hectáreas que incluyen un pequeño bosque. En los últimos tres años, han plantado más de 3000 árboles de diversas especies. Cuentan con 50 vacas lecheras, que forman desde hace 40 años un rebaño cerrado, lo que significa que no se ha añadido ningún animal exterior desde entonces. Aprovechando el aire fresco y los pastos orgánicos, el rebaño de vacas de la raza Holstein proporcionan una leche de calidad excepcional.
Continuando con el trabajo de cuatro generaciones de apasionados ganaderos, los propietarios Carole Routhier y Pierre Bolduc fundaron la quesería en el año 2004. Y aun qué toda la familia colabora en el negocio, los conocimientos técnicos los aporta el hijo mayor, Simon Pierre, que estudió en ÉNILBIO (Escuela Nacional de la Industria Lechera y Biotecnología) de Poligny y también con la ayuda de Marie Chantal Houde, consultora de queserías artesanales e industriales de Quebec. La expansión de la lechería en Compton tuvo lugar en el año 2008.
El nombre del queso es en honor al patriarca y fundador de la granja, Alfred Bolduc, que fue uno de los primeros pioneros en establecerse en la región, cuentan que era un hombre de poco apetito, que elaboro un queso, que era prácticamente su única alimentación de base.
Alfred le Fermier es un queso artesano de granja elaborado con leche orgánica cruda de vaca (quesos orgánicos certificados por Ecocert Canadá desde octubre de 2006). La pasta esta cocida y prensada, es de color paja y textura suave, está salpicada con unas pequeñas aberturas. Desprende un olor floral de mantequilla y miel de alforfón, con un toque rústico de leña. La corteza cepillada y lavada es rugosa, de color marrón naranja, liberando un ligero olor a madera y setas.
En boca, tiene sabores agradables frutales de mantequilla y avellana tostada que persisten hasta el último bocado.
El Alfred le Fermier madura sobre tablones de abeto. Tanto la leche como la madera provienen de la propia granja.
El queso se comercializa en forma cilíndrica con un peso de 5 kg.
Puede disfrutar de este queso en ensaladas o sopas, en fondues y béchamels, derretido en patatas con tocino o panceta, en pizzas y platos de pasta.