martes, 15 de enero de 2013

Délice du Jura

Leche: Vaca
Tipo: Pasta blanda, corteza lavada
Materia Grasa: 50%
Maduración: 2 como máximo
Aspereza: Suave
Vino: Louis Jadot Meursault (D.O. Borgoña) o Château d'Yquem (D.O. Sauternes)
País de origen: Francia
Región: Borgoña-Franco Condado
Notas: El Jura es una zona al norte de la cordillera de los Alpes, sobre todo en Suiza, que forma la frontera entre la parte noroeste de Suiza y Francia, diluyéndose dentro de Alemania. Los amantes del queso conocen la calidad de los quesos que se hacen en el Jura: Gruyère, Morbier, Emmental, Comté están entre ellos. Algunos de estos, tales como Gruyère / Compté, tienen nombres diferentes dependiendo principalmente de qué lado de la frontera se fabrican.
El Délice du Jura, a pesar de estar hecho en la frontera de Suiza y rodeado de estas grandes ruedas de quesos de montaña, es un queso decididamente francés con un carácter francés.
El Délice du Jura es suave y limoso con una corteza lavada y enmohecida, sutilmente aromática. Su forma y tamaño son básicamente como las del Brie, pero su corteza es de color naranja claro, que lo identifica como un queso de corteza lavada. Se lava con suero de leche, no con salmuera de sal, más común, y envejecido en bodegas ventiladas, la superficie, es seca, ondulada y aterciopelada con una fina capa de moho blanco suave, húmeda y maloliente, pero sin llegar a ser tan apestosa como otros queso de corteza lavada.
Este tratamiento proporciona al queso un sabor más robusto que el Brie, con un matiz pleno, ligeramente terroso, con notas de avellanas. Una textura cremosa, que se funde en el paladar, un aroma ligeramente más fuerte, y ninguno de los sabores asociados al Brie de corteza florecida blanca.
El Délice du Jura es una hermosa versión pasteurizada del Reblochon. Un tradicional queso de leche cruda que no se puede importar a muchos países (principalmente los anglosajones), a causa de las leyes que regulan el envejecimiento de quesos de leche cruda durante un mínimo de 60 días. Es muy posible que ese sea el motivo de su creación.
Puede servirse con pan francés crujiente, como una alternativa a las galletas, o freírse rebozado en pan rallado y servirse con "chutney" casero de fruta.