lunes, 25 de marzo de 2013

Lanark White

Leche: Oveja
Tipo: Pasta dura, sin prensar, corteza natural
Materia Grasa: No definido
Maduración: De 3 a 6 meses
Aspereza: Media a fuerte
Vino: Chianti Classico Attilio Pagni (D.O. Chianti Classico)
País de origen: Gran Bretaña
Región: Lanarkshire (Escocia)
Notas: Este queso se elabora en Escocia por Humphrey Errington, un graduado en historia por la Universidad de Cambridge que nunca ejerció como tal. Después de trabajar tiempo para una compañía de transporte en el Lejano Oriente. En 1982 regresó y se mudó a una granja llamada Walston Brahead en Ogcastle cerca de Carnwath, donde comenzó a pensar seriamente en la fabricación de queso. Humphrey obtuvo la ayuda de Janet Galloway, maestra quesera en la Escuela Agrícola del oeste de Escocia en Ayr. Ella había pasado tiempo estudiando la elaboración del Roquefort en Francia y le transmitió sus conocimientos a Humphrey que empleo a Mary Lang alumna de Janet Galloway y al quesero Ian McLheary. Finalmente, Humphrey fue capaz de hacer realidad la idea y a principios de 1985 produjo su primer queso, el famoso Lanark Blue, al principio se vendía en Edimburgo. En julio de 1986, el queso estaba a la venta en Inglaterra.
Actualmente la hija de Humphrey, Selina, está a cargo de la elaboración del queso y su marido, Andrew Cairns, dirige la granja.
El Lanark White nació de la necesidad de aprovechar la rica leche de otoño, que no es posible utilizar para hacer el queso azul. Así, en septiembre, en los últimos días de ordeño, en lugar de hacer un queso azul se hace un queso de pasta dura y blanca, el Lanark White.
La leche de oveja cuajada se drena, se moldea, sin prensar y se deja madurar durante tres a seis meses. Como su nombre indica, es un queso blanco, con una húmeda y cremosa pasta fresca de sabor cítrico, con un final suave.
El Lanark White se comercializa en forma de ruedas de 22 cm. de diámetro por 10 cm. de alto con un peso de 3 kg.
Es aconsejable dejar reposar el queso a temperatura ambiente durante unos 20 minutos para poder disfrutar de todo su sabor. Es el típico queso de mesa acompañado con galletas de avena y frutas, va muy bien como aperitivo, cortado en virutas, o rallado y gratinado sobre patatas y carnes.