viernes, 12 de abril de 2013

Lingot de Cabra

Leche: Cabra
Tipo: Pasta blanda, corteza natural enmohecida
Materia Grasa: 45%
Maduración: 1 mes
Aspereza: Suave
Vino: Kripta Gran Reserva (D.O. Cava)
País de origen: España
Región: Barcelona (Cataluña)
Notas: Este queso lo elabora Jordi Arroyo en su quesería Formatges Artefor ubicada en el milenario pueblo de Vilassar de Dalt, situado en la comarca del Maresme. Quesos Artefor nace con la intención de ofrecer un producto selecto, exclusivo y único por su elaboración y proceso.
Desde las altas montañas del Pirineo, donde se recoge la leche, hasta las cálidas costas del mar Mediterráneo, donde se elabora, nos ofrece un exquisito queso que une dos contrastes tan opuestos haciendo un producto de calidad.
Desde los verdes pastos montañosos a la cálida brisa del mediterráneo, juntos, en armonía para ofrecer un queso de sabor penetrante, lleno de matices y con profundidad.
Así nace Quesos Artefor, con la intención de ofrecer un producto complejo y diferente.
A pesar del poco tiempo que lleva operando Artefor (su primer queso salió al mercado el 10 de Enero del pasado 2012) ya ofrece varios quesos, además de este Lingot de Cabra, su queso estrella es el Forcat, un queso de leche de oveja que lo comercializa en formato cuadrado y varios pesos distintos.
El Lingot de Cabra es un queso de leche pasteurizada de cabra de pasta blanda y coagulación enzimática.
El queso requiere un proceso de elaboración lento y bastante laborioso donde el sistema de pasteurización se realiza al baño María. En una Cuba de acero inoxidable, la leche se pasteuriza en un proceso de mínimo impacto, así se consiguen una textura y sabor que difícilmente se logran con otros sistemas de pasteurización.
Tanto el corte hecho con espada como el moldeado es totalmente manual, mimando todos los detalles en el proceso. Una vez pasteurizado y cuajado, el queso se moldea sin ningún tipo de prensado mecánico, si no que se prensa por su propio peso (auto prensado), después del moldeo y volteo, se mete en la salmuera para lograr el punto óptimo de sal y una corteza uniforme.
Pasado este proceso de salado, el queso está listo para entrar en Cámara de maduración con una temperatura y humedad controlada y con el volteo diario durante un mínimo de un mes. Pasado este tiempo, el queso está listo para su consumo.
La pasta es lisa y de un blanco intenso, húmeda en el queso joven. La maduración idónea de este queso es de un mes, pasado este tiempo el queso se vuelve más tierno y cremoso. Posee una corteza natural cubierta de moho que cubre una pasta blanca de textura compacta pero que se derrite en la boca. Olor láctico ligeramente ácido, y sabor a leche de cabra con un fondo fresco. Se comercializa en forma de barras o lingotes (de ahí el nombre).
Consumir a temperatura ambiente para saborear toda su fragancia de matices.
Es delicioso con pan tostado, en ensaladas o para gratinados. Por supuesto en una tabla de quesos. Un buen Cava Catalán bien frío es el mejor maridaje para este queso.