lunes, 8 de abril de 2013

Patelo (Queso Gallego del País)

Leche: Vaca
Tipo: Pasta semi dura, corteza natural ligeramente cerosa
Materia Grasa: 48%
Maduración: 20 días
Aspereza: Suave
Vino: Terras Rubias (D.O. Monterrei) o Viña de Neire (D.O. Ribera Sacra)
País de origen: España
Región: Lugo (Galicia)
Notas: Este queso lo elabora la Quesería Prestes, ubicada en el pueblo de Villalba, provincia de Lugo, Galicia. En el año 1991, Queixerías Prestes comienza su andadura, con una elaboración diaria de unas 20 piezas. Actualmente Prestes elabora queso gallego con las variedades D.O.P. San Simón Da Costa (normal y reserva), D.O.P. Tetilla y este queso Patelo o (queso del país). En estos 22 años de trayectoria ha conseguido ser una de las queserías españolas más galardonadas.
En realidad el Patelo es la marca que utiliza la quesería Prestes para elaborar un queso típico gallego el (Queso Gallego del País) es un queso del tipo Arzúa-Ulloa.
Este es un queso con forma de disco y tamaño medio, elaborado con leche de vaca, procedente de las razas rubia gallega, frisona, pardo-alpina y sus cruces.
De corteza lisa, fina y de color amarillo, se rinde dócil ante el cuchillo, procurando un corte fácil que deja adivinar la textura cremosa que se esconde en su interior. Una vez abierto ya advertimos su cremosidad: al presionar sobre la corteza, el interior se muestra compacto, con ojos, elástico y tierno, de un uniforme color marfil, desprendiendo un olor a leche fresca que invita a probarlo.
El cuchillo lo traspasa sin problemas devolviéndonos una tajada que se muestra dúctil, muy agradable en boca, con un sabor cercano a la mantequilla, aunque algo más suave, de acidez baja y con un ligero punto de sal. Se adivina graso en el paladar, y esa característica promete una muy buena capacidad de fundido, que pasa de la promesa a la realidad.
Funde estupendamente, ofreciendo una textura muy agradable y fácil de comer. Conserva el calor durante un buen rato, mostrándose blando y elástico mientras espera en la mesa. Al tener un sabor suave combina bien al fundir con diversos productos, respetando el sabor de estos y brindando un buen lecho para gambas, pimientos de piquillo o chistorra entre otros.
Su textura y sabor suaves lo hacen ideal a la hora de degustarlo crudo con productos dulces. Nosotros lo hemos probado con miel de brezo sobre tostadas, y también con dulce de membrillo, resultando ambas combinaciones muy sabrosas y en buena unión.
Fuente: Directo al Paladar