lunes, 20 de mayo de 2013

Ba Ba Blue

Leche: Oveja
Tipo: Pasta semi blanda, azul, corteza natural
Materia Grasa: No definido
Maduración: Mínimo 4 meses
Aspereza: Fuerte
Vino: Vi de Glass Gewürztraminer (D.O. Penedés)
País de origen: Estados Unidos
Región: Wisconsin
Notas: Situado en el centro de Wisconsin, la Carr Valley Cheese tiene más de cien años de antigüedad, celebró su 100 aniversario en 2008. Carr Valley es una de las plantas de queso tradicional de Wisconsin y famosa por la fabricación de queso a la antigua usanza. Pertenece al maestro quesero, Sid Cook, el más premiado en los Estados Unidos. Carr Valley Cheese ofrece deliciosos y únicos Quesos de Wisconsin, desde el Mobay queso mixto de cabra y oveja a un queso con chocolate el Cacao Cardona, también otro de cabra y vaca, el Bessie’s Blend, el mixto de tres leches, vaca, cabra y oveja, el Menage y por supuesto este Ba Ba Blue su queso azul.
El Ba Ba Blue es un queso artesano semi-blando azul, elaborado con leche pasteurizada de oveja. La leche de oveja se ha utilizado para hacer quesos azules durante cientos de años. El color crema de la pasta es una hermosa base donde se asientan y discurren las vetas verdes y azules de moho (Penicillium requeforti) más oscuras, acentuando su efecto marmóreo. Este azul está ligeramente ahumado en frío sobre la madera dura. El humo aumenta la dulzura de la leche y añade un poco de cristalización para una ligera contracción.
Envejecido durante más de cuatro meses después de los cuales da como resultado un queso de textura cremosa y untuosa, con un fuerte sabor salado y picante que huele a crema agria y ovejas, algunos lo han descrito así “es como tomar un buen trago de agua de mar” o “su sabor recuerda a una oveja que se ha sumergido en el océano”.
El Ba Ba Blue, se comercializa en forma de rueda de 15 cm. de diámetro, 5-7 cm. de alto y un peso de 2,7 kg.
Este queso ha quedado en segundo lugar en el concurso de la American Cheese Society de los años 2006 y 2008.
Aun qué es un queso pensado para paladares acostumbrados a los quesos azules, al principio es posible que incluso estos no estén seguros de que les gusté, pero luego con toda seguridad vuelves a por un segundo, tercer y cuarto bocado. Al final acabas por ver que es el queso que se ha terminado antes, en pocas palabra es adictivo.
Este formidable queso sin duda debe reservarse para el final en una tabla de quesos, puesto que su retrogusto permanece en el paladar mucho después de que el queso se haya terminado. Combina maravillosamente con vinos de hielo y el Oporto.