miércoles, 3 de julio de 2013

Ecume de Wimereux

Leche: Vaca
Tipo: Pasta blanda, corteza florecida
Materia Grasa: 60%
Maduración: Entre 2 y 3 semanas
Aspereza: Suave
Vino: Domaine Trapet Riesling Sporen (D.O. Alsacia)
País de origen: Francia
Región: Altos de Francia
Notas: Durante la marea baja, la playa de Wimereux, situada al norte de Boulogne-sur-Mer, revela durante cientos de metros una arena con destellos de blanco y gris. Durante la marea alta, el mar viene a lamer el dique que protege las casas blancas de la pequeña ciudad costera de la Costa de Ópalo, y se cubre, cuando las olas fluyen, con una espuma blanca. Los hermanos Bernard, de la Fromagerie Sainte Godeleine en su granja Ferme du Vert, en Wierre-Effroy, no necesitaban nada más para crear un queso que rindiera tributo a este paisaje marítimo, a una docena de kilómetros de su granja.
Wimereux es una pequeña ciudad balneario en la costa, cerca de Boulogne-sur-Mer, en el Norte-Paso de Calais, una región rica en quesos, como el Maroilles que además de ser el más conocido, el más antiguo, y el más popular. También es el único de ellos que tiene la AOC (Denominación de Origen). Está región es una fuente inagotable de quesos entre ellos el Boulette d’Avesnes, el Bergues, el Dauphin, el Mimolette, y por supuesto, el Gris de Lille, y otros muchos que puede descubrir en
El Ecume de Wimereux (espuma de Wimereux) es un pequeño queso artesano elaborado con leche cruda de vaca, con una maduración de entre 2 y 3 semanas, de la familia de las pastas blandas y cortezas florecidas, como por ejemplo un Chaource. Aún que con relación al sabor, está relativamente más cerca del Neufchatel.
Con un contenido de grasa del 60 por ciento (medido en materia seca), el Ecume de Wimereux se califica como un queso de doble crema, que lo posiciona a medio camino entre un Brie clásico (alrededor del 45 por ciento de grasa) y un triple crema como el Brillat Savarin (alrededor del 75 por ciento de grasa).
El Ecume de Wimereux tienen una bonita corteza enmohecida blanca y comestible. Justo bajo la corteza se esconde una pasta cremosa y delicada, casi liquida, seguido de un centro más firme con una textura similar a la nata muy gruesa.
Tiene un sabor ligeramente amargo, pero lleno de sutilezas y placeres ocultos que se nos van descubriendo a medida que lo vamos saboreando. Este queso se derrite en la boca como una mantequilla salada, con un delicioso final.
Es perfecto en tablas de quesos, o como acompañamiento con unas galletitas de aperitivo y uvas.
Con este tipo de quesos, con alto contenido de grasa, se aconseja un vino blanco, tipo Alsacia Riesling.

No hay comentarios: