miércoles, 12 de febrero de 2014

Bergblumen Käse

Leche: Vaca
Tipo: Pasta dura, corteza natural
Materia Grasa: 45%
Maduración: De 6 a 8 meses
Aspereza: Media a fuerte
Vino: La Chablisienne Grand Cru Chanteau Grenouilles (D.O. Borgoña)
País de origen: Suiza
Región: Friburgo
Notas: Producido en las montañas de Suiza, Bergblumen Käse se elabora a partir de leche cruda de vaca con una receta tradicional de los Alpes.
El nombre se traduce del alemán como "Queso de Flores de Montaña", y esto es algo más que una etiqueta poética: las ruedas están hechas de la leche cruda de vacas de pastoreo alpino que se alimentan en los prados de la montaña, se lavan con salmuera, que incluye hierbas y flores cosechadas en los meses de verano, de los mismos campos donde pacen las vacas, las ruedas son envejecidas durante seis meses en camas de paja y hierbas, infundir aún más la corteza de color marrón rojizo oscuro.
La pasta, dorada en el centro se oscurece cerca de la corteza al color caramelo, es densa y lisa, con pequeños ojos redondos esporádicos y dispersos a través de ella, convirtiéndose en suave y ligeramente elástica a medida que se calienta. El aroma es herbáceo y delicadamente floral, los sabores son ricos, mantecoso y de nuez, con caramelo, florales y sutiles notas de corral.
El Bergblumen Käse se comercializa en forma de disco plano, con 35,5 cm de diámetro, y 7,6 cm de alto con un peso de 5,4 Kg.
Es un queso ideal para tomar como aperitivo, postre, merienda o tabla de quesos y también para hacer una fondee cremosa. Rallado o cortado en finas lonchas o virutas, para muchos platos de verduras. Se recomienda servir el queso con un vino blanco de uva Chardonnay. 
Foto: Cheesenotes