miércoles, 15 de octubre de 2014

Wanera

Leche: Vaca
Tipo: Pasta blanda, corteza lavada
Materia Grasa: 26%
Maduración: Mínimo 2 meses
Aspereza: Suave
Vino: Ardiles Viognier (D.O. Priorato)
País de origen: Australia
Región: Victoria
Notas: El Wanera lo elabora Victoria McClurg, propietaria de Barossa Valley Cheese Company. La quesería abrió sus puertas en marzo de 2003 en el idílico pueblo de Barossa Angaston, Victoria y su pequeño equipo están buscando siempre ideas innovadoras combinándolas con los métodos tradicionales en la fabricación de quesos, como resultado han adquirido rápidamente un notable éxito tanto en los vinos que elabora como en sus 14 variedades de quesos que incluye en la actualidad tanto de leche de vaca como de cabra. Especializados principalmente en los quesos de corteza lavada, entre ellos está el Petit Prince un queso de leche pasteurizada de cabra, de pasta blanda y corteza lavada y por supuesto este Wanera.
El Wanera es un queso en forma de rectángulo grande (700g.) que se elabora con leche pasteurizada de vaca y luego se lavan durante un período de dos semanas en una solución de salmuera que contiene la cepa de la bacteria “Brevibacterium linens” durante su maduración total que es de un mínimo de dos meses.
Este queso artesanal muy singular es suave cuando es joven, con una corteza ondulada, de color naranja, húmeda y pegajosa que está cubierta con un sutil polvo de moho blanco que deja entrever el color rosado de la misma. Cuando está completamente maduro el queso desarrolla un olor fuerte sin llegar a ser exagerada, sin embargo, el sabor es suave y cremoso, con un toque de moho que recuerda la trufa y nos deja una buena sensación cremosa en el paladar. La textura en boca es sedosa y aterciopelada.
Para disfrutar mejor de este queso lo ideal es comerlo solo simplemente emparejado con una barra de pan. Tanto su forma rectangular como el color rojo de la corteza le proporcionan un sorprendente contraste en una tabla de quesos. Es importante comer este queso a temperatura ambiente para degustar mejor su riqueza de sabores.
Combina bien con vinos blancos de cuerpo medio como Riesling o Viognier, y con algunos tintos como Garnacha.