miércoles, 4 de febrero de 2015

Blauer Künstler

Leche: Cabra
Tipo: Pasta blanda, azul, corteza enmohecida
Materia Grasa: 50%
Maduración: Unas 3 semanas
Aspereza: Suave a media
Vino: Stallmann-Hiestand Silvaner Eiswein (D.O. Rheinhessen)
País de origen: Alemania
Región: Mecklemburgo-Pomerania Occidental
Notas: El Blauer Künstler es un queso elaborado por la Kunst & Käse en Rögnitz, Mecklemburgo-Pomerania Occidental. Operada por Ute Rohrbeck una quesera autodidacta que hace trece años creo esta pequeña quesería cerca del lago Schaal a una hora en coche de Hamburgo.
Ute usa leche orgánica de las 140 cabras de su socio Roger Meyer que le proporciona la leche cruda necesaria para hacer una amplia gama de diferentes quesos.
Estos quesos ahora también los venden en su propia tienda inaugurada en la primavera de 2014, está situada en el distrito de Friedrichshain-Kreuzberg en Berlín. La tienda también lleva el nombre de la quesería Kunst & Käse, (arte y queso), un nombre completamente adecuado, puesto que en las paredes de la tienda cuelgan pinturas y fotos aparte de la decoración del propio establecimiento, solo por eso ya vale la pena una visita. Pero además ofrecen su gama completa de 14 quesos artesanales de cabra, así como otros productos de la región. La tienda dispone de cámaras de maduración, para conservar el queso en óptimas condiciones, también y ofrecen talleres donde se puede aprender a hacer queso.
El Blauer Künstler es un queso de leche cruda de cabra, a la que antes de añadirle el cuajo se agregan cultivos de Penicillium roqueforti para inicia el desarrollo del moho azul.
La corteza exterior del Blauer Künstler tiene polvo de moho de color azul y cede algo bajo presión con los dedos, es comestible. En el interior, la pasta blanda es muy rica y mantecosa, de sabor delicado, atravesada por delicadas venas azules de moho, un sabor a queso azul fino y picante pero sin el picazón característico de los quesos azules más potentes. El queso huele a champiñones frescos.
Es una opción elegante a cualquier tabla de quesos, proporcionando una buena alternativa a los azules más audaces. Si lo preferimos untado sobre una rebanada de pan de payés y acompañado de nueces, peras maduras o uvas. Marida especialmente bien con un vino de dulce, como un Rheinhessen.