jueves, 16 de abril de 2015

Yama No Cheese

Leche: Vaca
Tipo: Pasta semi dura, cocida, prensada, corteza natural
Materia Grasa: No definido
Maduración: 6-18 meses
Aspereza: Suave a media
Vino: Domaine Roulot Monthelie (D.O. Borgoña)
País de origen: Japón
Región: Hokkaidō
Notas: Durante siglos, Japón fue un país sin quesos, principalmente debido a temas religiosos, la cría de ganado y el consumo de carne iban en contra de las creencias budistas. Como consecuencia, los productos lácteos no eran realmente una parte importante de la dieta japonesa. El queso no se presentó a la población en general hasta después de la Segunda Guerra Mundial, e incluso entonces el queso que se elaboraba era principalmente de baja calidad, lo que puede explicar la percepción que tenían los japonenses de que no les gustaba el queso.
"Uno de los problemas es que muchos consumidores no saben cómo reconocer un buen queso", dice Norio Masuda de la Asociación Profesional del Queso ", mientras que al mismo tiempo los supermercados no saben cómo venderlo adecuadamente."
Al principio, la mayoría de los quesos eran procesados, pero después del año 2000, el gobierno comenzó a otorgar ayudas económicas y técnicas destinadas a aumentar el número de productores. A raíz de esto, la isla Hokkaidō puede presumir ahora de contar con más de 30 productores. La mayoría de los quesos son de estilo Camembert, Emmental y Edam, pero algunos queseros, como Mitomo Farm están experimentando con quesos distintos de texturas más duras, más curados como este Yama No Cheese.
Yama, “montaña”, es una interpretación libre de los quesos de los Alpes franceses. Se elabora en el extremo este de la isla de Hokkaidō, donde las vacas pastan de primavera a otoño en las llanuras de Tokachi.
El Yama No Cheese, es un queso de leche de vaca, de pasta cocida y prensada, con una curación que puede ir de los 6 a los 18 meses, durante los cuales desarrolla una corteza natural de color naranja.
El largo afinado proporciona una textura firme y compacta, así como un sabor y un aroma rico profundo y complejo, a frutos secos. Su color amarillo intenso es el resultado de los abundantes y verdes pastos.
El queso se comercializa en forma de rueda plana de 36 cm. de diámetro por 10 cm. de alto, con un peso de 10-11 kg.
Delicioso en una bandeja de quesos servida con café, té verde tostado, ensalada o con patatas Hakushaku.
Parte de la Fuente: El libro del queso