miércoles, 16 de diciembre de 2015

Barry's Bay Cheddar

Leche: Vaca
Tipo: Pasta dura, corteza natural envuelta en una gasa
Materia Grasa: 45%
Maduración: De 2 a 5 años
Aspereza: Media a fuerte
Vino: Coopers Original Pale Ale - Cerveza Australiana
País de origen: Nueva Zelanda
Región: Canterbury
Notas: Este queso lo elabora la Barry’s Bay Traditional Cheeses en Akaroa una pequeña población en la Península de Banks en la región de Canterbury de la Isla Sur de Nueva Zelanda. El queso lleva el nombre de la zona donde se produce, la bahía de Barry, en inglés Barry’s Bay que se conoce también con los nombres maoríes de; Ihutu, Onoui Bay, Taraouta.
Los emigrantes europeos que llegaron a Nueva Zelanda a principios del siglo XIX llevaron consigo su ganado y conocimiento de producción de quesos. Gracias al transporte refrigerado, el Cheddar se convirtió en un importante producto de exportación en la década de 1840, el queso y la mantequilla se sumaban a la exportación a Inglaterra. Cuando productores holandeses migraron a Nueva Zelanda en la década de 1980, con sus recetas tradicionales se recuperó la producción artesana a pequeña escala. Desde 1989, los Walker mantienen la tradición que comenzaron los primeros colonos ingleses de hacer quesos Cheddar envueltos en paños o gasas. Actualmente, es el único de este tipo de todo el país. Desde 2008, Mike y Catherine Carey tomaron el testigo con entusiasmo.
El Barry’s Bay Cheddar es un queso artesanal elaborado con leche cruda de vacas locales, alimentadas con pasto, Posee una corteza natural envuelta en una gasa. Estas telas, son transpirables permitiendo de esta forma que el queso respire y adquiera una textura seca y desmenuzable, de color amarillo.
Sus voluminosos quesos de 36 kg se cubren con cera y se dejan madurar de dos a cinco años. En su punto óptimo, son duros y granulados, con un sabor dulce, pero penetrante, de mostaza.
El Barry’s Bay Cheddar se comercializa en dos formas, la más común de barril, con un tamaño de 11 cm de diámetro por 17 cm de alto, con uno peso de 4,5 kg. La otra forma es redonda con un diámetro 40 cm por 35 cm de alto, con un peso de 36 kg.
Resulta ideal para una tabla de quesos y delicioso con pan crujiente y una jarra de cerveza fría. Es un gran queso de mesa cuando se combina con manzanas frescas y peras. Se funde muy bien, por lo que es muy apropiado para platos gratinados.