martes, 5 de enero de 2016

Maigre du Nord

Leche: Cabra
Tipo: Pasta semi-dura, prensada no cocida, corteza parafinada
Materia Grasa: 42%
Maduración: Mínimo 6 meses
Aspereza: Suave
Vino: Régnard Chablis (D.O. Chablis)
País de origen: Bélgica
Región: Flandes Oriental
Notas: Este queso se elabora en Aalter un municipio localizado entre Brujas y Gante en la Provincia de Flandes Oriental en Bélgica.
Maigre du Nord, o "Ligero del Norte" es un queso artesano de granja elaborado con leche termizada de cabra (la leche termizada es la leche cruda que ha sido calentada, durante al menos 15 segundos a una temperatura entre 57 y 68 grados ºC. Este método ayuda a preservar los sabores en la leche y al mismo tiempo reduce el número de microorganismos).
Y no sólo es que sea casi pasteurizada, la leche es baja en grasas, de ahí el nombre "maigre" (delgado, flaco, magro). Eso hace que el queso sea más bajo en grasa de lo normal. Es ideal en momentos en que algunos tratan de deshacerse de gramos adicionales acumulados durante estas fiestas navideñas. ¿Cómo? ¿Un queso que te hace perder peso? no, pero contiene sólo un 23% de materia grasa sobre peso total, o 42% sobre el producto seco,  podemos comerlo sin sentirnos culpables, y eso ya es algo.
Todos estos datos (bajo en grasa y casi pasteurizado) nos hacen pensar en un queso insulso, sin apenas un atisbo interesante de sabor, pues nada más lejos de la realidad, estos pensamientos sólo demuestran que el prejuicio en cualquier forma antes de probarlo es injustificado: este queso es delicioso.
Es dulce, de nuez, y adictivo, muy agradable y típico de los quesos de cabra, aroma caprino y final ligeramente salado. Sabe más a un Comté que cualquier otro queso de cabra que puedo recordar.
La pasta es densa y flexible con algunos ojos aislados, protegida en su exterior por una corteza parafinada de color anaranjado. La textura está justo en el borde entre desmenuzable y cremosa, en boca se convierte en sedosa con  aromas tostados, algo que sorprende.
Es importante consumir el queso a temperatura ambiente, si quiere saborear toda su fragancia de matices. Una vez llevado a la temperatura adecuada, disfruté de este queso como queso de mesa con un buen pan crujiente, con frutas y nueces. En cocina se usa rallado sobre pastas y sopas, también sobre patatas, verduras o cremas, y maridado con vinos blancos jóvenes, frescos, afrutados y aromáticos.