sábado, 9 de enero de 2016

Shushan Snow

Leche: Oveja
Tipo: Pasta blanda, corteza florida
Materia Grasa: No definido
Maduración: De 2 a 4 semanas
Aspereza: Suave
Vino: Ravines Pinot Noir (D.O. Finger Lakes)
País de origen: Estados Unidos
Región: Nueva York
Notas: Este queso lo elabora la 3-Corner Field Farm, en la aldea de Shushan, que se halla en las afueras de Salem, en la región oriental del Estado de Nueva York. El lugar es la esencia pura del encanto rural. Ha preservado su historia, y la agricultura continúa siendo una parte vital de la economía de la zona.
La granja de Karen Weinberg y Paul Borghard se encuentra situada en una zona intacta en el valle de Battenkill River, cerca de las montañas Adirondack y Green. La granja está prácticamente igual a como era cuando sus primeros dueños la explotaron en la década de 1840, con las bodegas convertidas en cámaras de maduración.
Los actuales dueños se convirtieron en granjeros casi por casualidad: todo comenzó cuando proporcionaron un hogar acogedor a unas cuantas ovejas y, antes de que se diera cuenta, Karen había aprendido a ser granjera y quesera.
Actualmente, sus 150 ovejas Friesian y más de 300 corderos proporcionan queso, carne y otros productos, y viviendo la vida sencilla del campo ofrecen un entorno natural y sano a los animales, con un enfoque simple y sin sobreexplotar los recursos de la granja, los animales pastan libremente hasta la llegada del invierno, cuando cambian a una dieta de heno. Incluso entonces, a los animales aún se les permite vagar por los caminos arados de la granja. Las ovejas se alimentan de una amplia variedad de hierbas como, como tréboles, festuca, orégano silvestre, hierba timotea y espadañas para mejorar la dieta de los animales y mejorar la calidad de la leche.
Durante la estación que va de abril a septiembre, las ovejas son ordeñadas dos veces al día. Cada mañana, Karen combina la leche ya fría del ordeño de la noche anterior con la leche caliente, del ordeño de la mañana para hacer el queso.
El Shushan Snow (nieve de Shushan) es un queso estilo Camembert que se produce tanto en tamaño grande (600 g) como pequeño (225 g). Tiene una delicada corteza blanca y florida que encierra una pasta densa, rica y cremosa. La leche pasteurizada se calienta poco a poco con el fin de que retenga el máximo carácter posible. El sabor es suave pero complejo, aroma de crema de leche, champiñones, y paja húmeda. Con más maduración, el sabor se vuelve un poco más terroso y marcado y contrasta con el aroma a setas silvestres de la corteza.
Si todos los quesos es importante consumirlos a temperatura ambiente, en este es imprescindible, si quiere saborear toda su fragancia de matices. Una vez llevado a la temperatura adecuada, disfruté de este queso acompañado de frutos secos (almendras, nueces) y frutas frescas, como fresas, también combina de forma maravillosa calentado sobre ensaladas, en sopas o para su tortilla o receta favorita de pasta. Para acompañar este queso yo sugeriría un vino blanco seco o un tinto ligero como el Ravines Pinot Noir de la región de Finger Lakes del estado de Nueva York.
Parte de la fuente: Los Mejores Quesos Artesanos del Mundo.