lunes, 7 de marzo de 2016

Battlefield Blue

Leche: Vaca
Tipo: Pasta semi-blanda, azul, corteza natural
Materia Grasa: No definido
Maduración: De 8 a 12 semanas
Aspereza: Media
Vino: Els Bassotets (D.O. Conca de Barberà)
País de origen: Gran Bretaña
Región: Leicestershire
Notas: Queso elaborado por Joanne & Daid Clarke en la quesería Leicestershire Handmade Cheese Company que se encuentra en Upton, una pequeña aldea en los ondulados campos del Suroeste de Leicestershire, en una granja lechera llamada Sparkenhoe Farm. David y Jo Clarke son los productores de leche cuyas familias han cultivado en la zona durante generaciones. David gestiona 150 vacas con pedigrí de la raza Holstein Friesian (Holandesa Frisona). Las vacas se alimentan de los exuberantes pastos de la granja, y los partos se llevan a cabo durante todo el año para mantener el suministro de leche lo más consistente posible. David y Jo comenzaron a hacer 'Sparkenhoe', un queso tradicional de Leicester, en noviembre de 2005. Ellos usan la leche producida a partir de sus propias vacas, esta se bombea directamente desde la sala de ordeño a la tina, donde queda lista para hacer el queso. Ahora tienen dos nuevas adiciones a la lechería - Bosworth Field y este Battlefield Blue! Ambos están hechos con leche cruda y artesanalmente en la lechería.
David confiesa que siempre quiso tener un queso con el nombre de la batalla de Bosworth, puesto que esta ocurrió en una parte de la granja. (La Batalla de Bosworth que tuvo lugar en 1485, fue la batalla decisiva de la larga disputa por el trono de Inglaterra entre las casas de York y de Lancaster conocida como la guerra de las Dos Rosas.)
El Battlefield Blue es un nuevo queso azul suave de leche cruda de vaca, con un fabuloso veteado de Penicillium roqueforti. Presenta una corteza natural de color gris-verdoso que guarda en su interior una pasta de color amarillento. Al corte se muestran las características vetas de color verde con estrías y bolsillos, que proporcionan al queso el característico picor en la punta de la lengua típico de los quesos azules, aunque el sabor es más suave en las partes de la pasta sin moho, por lo que el contraste en boca esta especialmente bien equilibrado, dando como resultado global un queso apto para todos los públicos, de sabor suave con notas terrosas y de champiñones, apuntes otorgados por su corteza. Cuando madura, el queso se vuelve más suave, desarrollando una consistencia fundente.
El queso se comercializa en forma de pequeño cilindro de unos 200 g de peso.
Como siempre, es aconsejable llevar el queso a la temperatura ambiente antes de disfrutar para obtener toda la gama de sabores que nos puede ofrecer este queso.
Cuando está en su punto óptimo puede deshacerse fácilmente, por tanto, se recomienda su uso desmenuzado en ensaladas o mezclado en platos de vegetales frescos, en los que la cremosidad del queso contrastará magníficamente. O bien, solo endulzado con frutas frescas (peras o manzanas) o mermeladas. Es perfecto para preparar cualquier variante de salsa de queso azul. Un Chenin Blanc será una excelente elección para acompañar este queso.