viernes, 4 de marzo de 2016

Briquette de Brebis de Berry

Leche: Oveja
Tipo: Pasta blanda, corteza natural enmohecida
Materia Grasa: 45%
Maduración: De 10 a 21 días
Aspereza: Suave
Vino: La Grange des Pères Blanc (D.O. Languedoc)
País de origen: Francia
Región: Centro-Valle de Loira
Notas: Fundada en 1996 por Annie Askamp, la quesería Le Brebis du Berry es la única quesería de la región que fabrica quesos a partir de la leche de oveja. Veinte años más tarde, son 4 las personas que trabajan en la fábrica de quesos situada en Saulzais-le-Potier, la capital del gres rosa, la empresa se desarrolló a través de quesos lácticos todos ellos de leche de oveja, tales como el Saulzais, el Licorne o este Briquette de Brebis.
La Briquette de Brebis de Berry es un queso artesanal láctico de leche cruda de oveja, muy cremoso gracias a que está moldeado con cucharón, y también muy dulce. Se elabora como los típicos quesos de cabra de la región Centro, que es eminentemente zona de quesos de cabra y de vaca, pero con leche de oveja que es más grasa que la leche de cabra o de vaca. Madura entre 10 días y 3 semanas en un sótano húmedo a 8 °C. Es un queso estacional que se fabrica sólo de marzo a octubre.
Se comercializa de forma rectangular plana, de ahí parte de su nombre “brique” (ladrillo) de 200g, a la que se le asocia dulzor y sabor, untuosidad y ligereza. Bajo la ternura de su corteza natural plisada, de color marfil se esconde una pasta de textura blanda, cremosa y fluida, un poco salada y ligeramente ácida, con un final persistente que profundiza en notas sutiles de ovejas y granja. Cuando es joven, los sabores son ricos, dulces y delicadamente lácticos, con la maduración la textura se vuelve más seca y el sabor se torna más fuerte y terroso.
La de “brique” es una de las formas más comunes usadas para los quesos. Existen quesos en forma de ladrillo de leche de vaca, de cabra y de oveja. Su forma plana da una presentación original a una tabla y facilita el servicio. Permite sobre todo una conservación más fácil porque sólo uno de los bordes se comienza cortando.
Gracias a su textura fundente le hace ideal para extender fácilmente sobre una rebanada de pan o fundido sobre pasta o verduras, y por supuesto en una tabla de quesos. Este queso se asocia perfectamente con un vino blanco seco y afrutado.