lunes, 4 de abril de 2016

Queso Sierra de las Villuercas

Leche: Cabra
Tipo: Pasta semidura, prensada, no cocida, corteza natural
Materia Grasa: 45%
Maduración: Mínimo 60 días
Aspereza: Suave a media
Vino: Carabal Gulae (D.O. Ribera del Guadiana)
País de origen: España
Región: Cáceres (Extremadura)
Notas: Queso de leche cruda de cabra mantecoso y de sabor agradable. Elaborado por Juan De Dios Moreno Domínguez. Esta quesería familiar se encuentra en el pequeño pueblo de Deleitosa, en la provincia de Cáceres. Para la elaboración de sus quesos utilizan un proceso totalmente artesanal, tomando como principal materia prima leche de cabra verata la cual es obtenida de su propia explotación. De esta forma tiene en sus manos toda la cadena de producción, desde la obtención de la leche, pasando por la elaboración de los quesos, hasta su comercialización. En esta línea consiguen elaborar un queso de alta calidad con ese toque artesano tan característico y tan difícil de encontrar.
La zona de producción de Las Villuercas está centrada en los animales que viven en esta sierra privilegiada donde están las tierras más vírgenes y mejor conservadas de Extremadura. Y esta proporciona a los quesos aromas, a retama, lavanda, tomillo, romero, que son los pastos de los que se alimentan las cabras de raza Verata.
El Queso Sierra de las Villuercas es un queso graso, elaborado exclusivamente con leche cruda de cabra. Semicurado, de pasta prensada no cocida y corteza natural no tratada con funguicidas, por lo que puede presentar manchas externas naturales de moho, debido a su evolución totalmente natural.
Su aroma es moderado pero inconfundible a buena cabra. Al ser razas con baja aptitud lechera, confieren a su leche, además de una extraordinaria calidad nutritiva, todos los matices de su alimentación, forrajes, zarza, jaras, brezo, tomillo, bellota en temporada de montanera.
Al cortarlo, a pesar de que por su forma pueda aparentar dureza, se encuentra una pasta tierna y de color blanco marfil, en la que aparecen ojos pequeños y desigualmente repartidos.
Su textura es sorprendentemente cremosa, fresca (importante su temperatura), se disfruta durante largo rato en boca.
Su sabor es muy natural a leche cruda, ligeramente acido, un punto picante delicioso y con el clásico retrogusto caprino.
Para mí, es uno de los mejores quesos que probado últimamente y les puedo asegurar que he probado bastantes. Si le gusta el queso mantecoso este le encantará.
Si todos los quesos es importante consumirlos a temperatura ambiente, en este es imprescindible, si quiere saborear toda su fragancia de matices.
Frente a la extendida costumbre extremeña de tomar el queso después de comer o después de cenar, sin sustituir al postre, algunos afirman que el mejor momento del día es antes de la comida. También se toma en el campo a media mañana, junto al chorizo o la tortilla. Y para acompañarlo, pan blanco de pueblo y un tinto extremeño, una combinación perfecta.