martes, 26 de abril de 2016

Robiola Sapore di Bosco

Leche: Vaca
Tipo: Pasta semi-blanda, corteza lavada
Materia Grasa: 50%
Maduración: Mínimo 35 días
Aspereza: Media a fuerte
Vino: Massucco Roero Arneis (D.O. Roero Arneis)
País de origen: Italia
Región: Lombardía
Notas: Este Robiola Sapore di Bosco, que envejece durante 25-30 días, es oriundo de Lombardía, en el norte de Italia. El robiola lombardo es un subconjunto de una amplia categoría de quesos llamados robiola, típicamente conectados con el vecino Piamonte, donde la mezcla de leches (cualquier combinación de leche de vaca, cabra y oveja) y las cortezas floridas apenas perceptibles son la norma. No es de extrañar que este robiola luzca una corteza lavada, igual como se produce en Val Taleggio, el epónimo hogar alpino del Taleggio. Este Robiola es en esencia un mini Taleggio, aunque más pequeño y de sabor más robusto.
Según Michele Buster de Forever Cheese, importadora quesera y afinadora del Robiola di Bosco en Ambrogio Arnoldi, existe una larga tradición en Lombardía de producir quesos de pequeño formato, aunque la razón no está clara. Es posible que se derive de cualquiera de los dos casos; un suministro limitado o abundante de la leche de vaca a gran altitud, o tal vez a la conveniencia de un queso diminuto.
¿Por qué hacerlo pequeño cuando puede ser grande? Por un lado, el sabor del Robiola Sapore di Bosco es todo menos pequeño, ofreciendo sólidas capas de sabor en un pequeño paquete. Además, lo pequeño es bello. A veces es gratificante y estéticamente agradable poner un queso entero en una fiesta o picnic. Además, un queso de una sola comida puede ser más conveniente y menos confuso; ya que el Robiola Sapore di Bosco está ligado por todos los lados por su corteza, y es menos probable que se corte por distintas partes en el transcurso de una reunión. Una ventaja es que puede soportar el calor del sol de verano durante más tiempo. Con tantas ventajas, vale la pena buscar el Robiola Sapore di Bosco.
El Robiola Sapore di Bosco, es un queso de leche pasteurizada de vaca, cuyo pequeño formato (450 g) y 9 centímetros por lado de este queso cuadrado, ayudan a que los sabores de carne de la corteza lavada penetren más profunda y rápidamente en el interior cremoso, de color blanco marfil, lo que da como resultado un perfil de sabor más fuerte y picante que el Taleggio de mayor tamaño.
La sutil corteza ligeramente húmeda de color naranja es fina y delicada por lo que no perturba la placentera experiencia de comer este queso de textura suave. Está bien si aparece moho azul en la corteza, que hace un trabajo admirable de contener la exudación del queso, pero un exterior agrietado y seco debe evitarse. Los sabores que predominan son de nueces, terrosos, a levaduras, y ligeramente salinos.
Pruébelo con un chutney de frutas, como la cereza de ruibarbo o una miel atrevida, como la de castaño o trigo sarraceno. Unas galletas con frutas secas y nueces, también hacen un buen emparejamiento. Los vinos blancos frescos, combinan con la exuberante, terrenalidad de esta joya italiana. También es muy sabroso con sidra
Fuente: Diana Pittet de CheeseRank