jueves, 23 de junio de 2016

Le Fleuron des Pyrénées

Leche: Oveja
Tipo: Pasta semi-dura, corteza natural cepillada
Materia Grasa: 45%
Maduración: Mínimo 5 meses
Aspereza: Media
Vino: Les Jardins de Babylone (D.O. Jurançon)
País de origen: Francia
Región: Nueva Aquitania
Notas: El Fleuron des Pyrénées es un queso de leche cruda de vaca y oveja recientemente inventado, concebido para añadir un toque moderno a la larga tradición de quesos de mezcla de leches de los Pirineos. Se elabora en la Fromagerie Pays d'Aramits, en la población del mismo nombre  en la región de Aquitania. La leche proviene de los pastos de las empinadas montañas de los Pirineos Occidentales, donde las vacas y las ovejas pastan por igual sobre el césped alpino, comiendo hierbas silvestres y flores únicas en la zona montañosa, donde la tradición de que los animales pasten en las cumbres más altas en los meses de verano es una parte de la historia de la región.
La Quesería del País de Aramits, está fuertemente unida a sus raíces, actualmente tiene a una decena de empleados a tiempo completo y recoge la leche de 50 pastores de Barétous y de Soule. La quesería ocupa un lugar importante en la economía local un poco erosionada en esta zona rural de montaña. Y la transmisión de la pasión quesera en el seno de la familia todavía prosigue hoy, ya que Martine Lembeye trabaja desde el 2006 con su hijo Sebastián Lembeye que se ocupa de comercializar la producción de la Quesería del País de Aramits. La tradición no está dispuesta a perderse entre las generaciones del quesero Barétounais.
El Fleuron des Pyrénées, es un queso artesano estilo Ossau - Iraty, hecho con leche termizada de oveja, prensado, sin cocer, con una maduración mínima de 5 meses. De textura firme pero fundente, con el sabor de la mejor leche de oveja manech. Está recubierto de una corteza gruesa ocre, marrón, tiene una pasta de color marfil. Su sabor no está ligado únicamente a los conocimientos técnicos de los ganaderos, sino también a la calidad de la alimentación del ganado. Se distingue por un sabor muy aromático, final largo y sutiles sabores de frutos secos y madera. Es un queso con un pronunciado carácter y marcada personalidad, pero delicioso y agradable al paladar.
El Fleuron des Pyrénées se puede disfrutar de innumerables maneras y en todas las estaciones. En cocina se integra perfectamente con muchos platos, desde simples hasta complejos. En bocadillo, con nueces o membrillo, en ensaladas, calentado a la plancha sobre pan y para ligar salsas o rallado. Se adapta maravillosamente bien con un vino tinto del Jurançon.