domingo, 3 de julio de 2016

Benabarre

Leche: Cabra
Tipo: Pasta semi-dura, corteza natural ligeramente enmohecida
Materia Grasa: 45%
Maduración: Mínimo 45 días
Aspereza: Media
Vino: Viñas del Vero Clarión (D.O. Somontano)
País de origen: España
Región: Huesca (Aragón)
Notas: Este queso lo elaboran María Pilar Marqués Costa y Juan José Baró Fort propietarios de quesos Benabarre una empresa familiar dedicada a la elaboración de queso y yogur artesano. Tienen su propia ganadería con 510 cabras de la raza murciano-granadinas, un rebaño que lleva tantos años criándose con ellos que María Pilar me dice medio en broma “son de raza murciano-benabarrense” unas cabras que pastan en la finca La Fondaña de Benabarre (Huesca). Esas cabras dan leche de la mejor calidad que les permite elaborar autentico queso de pastor.
La Granja la Fondaña está situada en Benabarre (Huesca), dentro del valle del Noguera Ribagorzana, junto al Montsec de Aragón. A los pies de los Pirineos, y muy cerca del Turbón. La empresa, desde el primer día ha tenido las puertas abiertas para mostrar la actividad agrícola y ganadera, como se ordeñan las cabras, la elaboración del queso, la cava y el afinado de sus productos a todo aquel que quiera visitarles, tanto María Pilar como Juan José les atenderán con el cariño que la gente noble de estas tierras ofrece con toda naturalidad a todo el que se acerca. Desde este lugar privilegiado pueden visitar diversos parajes naturales como el despoblado del Montsec, el Congost de Mont-rebei, la “Muralla China” de Finestres o las lagunas de Estaña. También tienen muy cerca monumentos históricos como el Castillo Condes de Ribagorza de Benabarre, la Torre de Viacamp o la ermita de Santa Quiteria colgada sobre el acantilado de Montfalcó.
Quesos Benabarre sigue apostando por el queso artesano, que para ellos simboliza su compromiso por la transformación de la materia prima en la zona de producción contribuyendo a mantener los pueblos vivos y con gente, potenciando una cultura gastronómica y ayudando a la conservación del territorio. Las condiciones de elaboración están sujetas a una cantidad máxima de litros y a la garantía de no utilizar sustancias extrañas a la leche, cuajo y sal. Los queseros artesanos apuestan por la variedad y la diferencia de los productos demostrando que detrás de cada queso existen unas personas, unos pastos, un ganado, una cultura concreta y, sobre todo, una manera de hacer las cosas con cariño. Esa necesidad de proteger y potenciar un patrimonio gastronómico y alimentario común de todos los ciudadanos les anima a seguir trabajando mejor cada día.
El Benabarre por lo tanto es un queso artesano, fue el primer tipo de queso que elaboraron en 1994 y es el que da nombre a la empresa. Su forma característica se obtiene por el prensado manual mediante un paño de tela anudado, aunque actualmente también utilizan moldes con esa forma, puesto que prensar manualmente requiere fuerza de brazos que acaba por perjudicar las muñecas de María Pilar, según confesó ella misma.
Es un queso semi curado de leche pasteurizada de cabra. De sabor suave y corteza ligeramente enmohecida. Ideal para iniciarse en la degustación de quesos de cabra.
Pasa en la cava unos 45 días para obtener el grado de maduración apropiado y lograr la corteza gris que lo caracteriza.
Resulta delicioso cortado a finas láminas y servido sobre rodajas de tomate de la huerta y orégano. Se acompaña de un vino blanco o un tinto joven.