viernes, 16 de septiembre de 2016

St. Jude

Leche: Vaca
Tipo: Pasta blanda, corteza enmohecida
Materia Grasa: 45%
Maduración: De 2 a 4 semanas
Aspereza: Suave
Vino: Les 7 - Laherte Frères (D.O. Champagne)
País de origen: Gran Bretaña
Región: Suffolk
Notas: El St. Jude lo elabora Julie Cheyney en su quesería Whitewood Dairy en Bungay en el condado de Suffolk. Julie aprendió a ordeñar vacas cuando tenía 16 años de edad, lo que la lleva a una gran fascinación por la leche y lo que se puede hacer con ella. En 2012, abrió la lechería Whitewood Dairy en Hampshire, pero desde entonces se ha movido hacia el Valle de Waveney en el noreste de Suffolk.
El compromiso de Julie con la calidad se pone de relieve con el traslado de la granja lechera. Originaria de Hampshire, la White Wood Dairy se trasladó a Fen Farm en Suffolk en el año 2014. Su decisión de moverse estaba basada en el deseo de mejorar el sabor del queso. Su queso ahora se hace a partir de leche de un rebaño de vacas predominantemente francesas Montbeliarde que se alimentan en los pastos al aire libre con altos niveles de diversidad de hierbas, cuya combinación da a su sorprendente queso St. Jude su sabor único. La vacas de la raza Montbeliarde es muy apreciada por los fabricantes de queso por los altos niveles de proteína en su leche. Esta proteína adicional tiene un resultado directo sobre el rendimiento y la textura del queso.
San Judas es el santo patrono de las causas perdidas, pero en este caso, no será necesario pedir sus influencias divinas para obtener un buen queso.
El St. Jude es un queso inspirado en el francés Saint-Marcellin, de leche cruda de vacas de la propia granja, de coagulación láctica y pasta blanca muy cremosa con una corteza fina y delicada.
Uno se puede comer el queso con un par de semanas de edad, joven y fresco, o cuando está maduro, en alrededor de dos a cuatro semanas de edad dependiendo del lote, el St. Jude en ese periodo comienza a descomponerse ligeramente por debajo de la corteza. Manchas oscuras y manchas de moho (verde y blanco) se ven a menudo a lo largo de las estaciones. El queso tiene aromas de mantequilla y de heno, con un sabor láctico a limón y una textura densa y cremosa con una sensación en boca sedosa, cuando es joven, pero se convierte en un queso más potente con sabores más pronunciados a medida que madura, que contrastan con su apariencia delicada. Cuando están listos para comercializarse, los quesos se colocan en pequeñas cajas de madera, que protegen a estos pequeños y delicados quesos en su camino hacia el consumidor final.
Este queso gano el trofeo conmemorativo de James Aldridge al mejor queso británico de leche cruda que le fue otorgado en 2013.
Es un gran queso de verano para una ensalada o para untar en una rebanada de pan. Delicioso para tomar solo junto con pasas, higos frescos y pan de nueces. Verdaderamente una magnífica combinación. Marida muy bien con los vinos espumosos.