jueves, 17 de noviembre de 2016

Alcares

Leche: Vaca
Tipo: Pasta semi-blanda, azul, corteza natural, envuelta en papel estaño
Materia Grasa: 40%
Maduración: De 3,5 a 4 meses (dependiendo del tamaño)
Aspereza: Media a fuerte
Vino: Sidra Trabanco Tradicional
País de origen: España
Región: Asturias
Notas: Este queso es una creación de Marcos Martínez y Hugo Ordíz dos jóvenes asturianos que a pesar de no provenir de este mundo del queso, han emprendido con mucho ahincó y tenacidad su propio negocio, la quesería Elaborados Lácteos Artesanos en Vega de Poja, Siero, Principado de Asturias
Según cuentan ellos mismos “fuimos montando la fábrica y durante el año que duró el montaje nos dio tiempo a aprender mucho y a estudiar. Ver cómo se funcionaba en otros lugares e intentar coger lo mejor de cada uno”. Actualmente  su queso, Alcares, está teniendo gran acogida entre el público y la crítica a pesar de su juventud en el mercado.
La fusión entre cremosidad, la fuerza propia de un queso vivo de leche cruda de vaca, el aroma suave y afrutado resultado de una maduración lenta en bodega, en condiciones de temperatura y humedad adecuadas y un cuidado proceso artesanal, hacen de Alcares un queso diferente.
Presenta una corteza comestible color tostado, con sabor y aroma que recuerdan a canela, frutos secos y galleta. El corte, es propio de un queso de larga maduración con rasgos envejecidos y un azul intenso discontinuo, que le da su característica artesanal. El queso recuerda, en su equilibrado aroma, tonos florales y de fruta madura, propios de un proceso de maduración lenta y controlada, con ausencia de olores intensos no deseados. Su textura en corte es firme, tendiendo posteriormente a la cremosidad en boca. Apreciaremos una curva de sabor ascendente, desde un tono suave en un primer momento, que progresivamente tiende, al temperarse en nuestra boca, a ir produciendo un efecto astringente, una ligera punción y una sequedad agradable.
La Empresa comercializa este queso en tres formatos, el mayor en forma de disco plano de 22 cm de diámetro, por 9 de alto y un peso de 3 kg. Otro formato más pequeño de 700 g redondo de 11 cm de diámetro y 8 de alto, ambos envueltos en papel estaño azul turquesa. Y por ultimo en cuñas de 300 g. y envasado en recipiente de plástico homologado para el uso alimentario Pet, ideal para guardarlo en el frigorífico.
El Alcares puede servirse solo en una tabla de quesos, como aperitivo, extendido sobre pan tostado y muy apto para preparar todo tipo de salsas. En cocina se elaboran varios platos con este queso, forma una fantástica armonía con la sidra natural asturiana.
Fuente y foto: la propia quesería Elaborados Lácteos Artesanos