lunes, 2 de enero de 2017

Schwingerkäse Kurz-Lätz

Leche: Vaca
Tipo: Pasta semi-dura, prensada, corteza cepillada
Materia Grasa: 45%
Maduración: De 3 a 6 meses
Aspereza: Media
Vino: E. Guigal Crozes Hermitage (D.O. Crozes-Hermitage)
País de origen: Suiza
Región: San Galo
Notas: La producción de queso en los Alpes suizos así como en la región Jura es una fuente de ingreso muy importante desde la época medieval. Durante la pequeña época glacial la producción de cereales bajó mucho y el queso se convirtió durante ese tiempo en el alimento básico de los campesinos de las montañas. En el siglo XIX comenzaron a formarse, junto a las queserías de los Alpes, las fábricas de queso en los valles. Ahora como antes muchos quesos se producen en las fábricas pequeñas y micro fábricas, por ejemplo, el queso de los Alpes es fabricado por los campesinos de las praderas de los Alpes de manera individual, usándose en la mayoría de los casos el método tradicional.
Este Schwingerkäse Kurz-Lätz lo elaboran los hermanos Martin y Fredi Kurmann en la Käserei Kurmann ubicada en Gähwil un pequeño pueblo  en el cantón suizo de San Galo. La quesería produce quesos de montaña desde su creación en 1862 (es decir, hace más de 150 años).
En un principio esta quesería se llamaba Käserei Tannen pero en el año 2000, se rebautizo con su nombre actual Kurmann, y desde entonces la dirigen los hermanos Fredi y Martin.
Seis empleados apoyan a la familia en la producción. Más de 500 toneladas y aproximadamente 78.000 quesos se producen cada año. La leche natural proviene de 27 granjas del distrito de Toggenburgo, donde la cría de ganados es la principal industria agrícola.
El Kurz-Lätz es un queso semiduro elaborado con leche cruda sometida a tratamiento térmico de vacas alimentadas de ensilado. Posee una corteza cepillada ligeramente rojiza que protege en su interior una pasta de color marfil de consistencia suave y de corte blando, con un sabor aromático e intenso.
El variado paisaje de Toggenburgo con sus abundantes hierbas forma la base del intenso aroma del queso Schwinger. Su intenso aroma lo adquiere gracias a su apropiado almacenamiento y esmerado cuidado. Este queso se puede obtener en diferentes tiempos de maduración a partir de 3 meses. El queso Schwinger es un plato exquisito para ser degustado en tablas de quesos, así como también puede comerse acompañado de fruta fresca, como uvas o manzanas. Sin duda éste es también excelente para la preparación de platos suizos de queso derretido como son la Raclette y la Fondue. Lo podemos maridar con un vino tinto con crianza tipo Syrah.
Este queso gano la Medalla de Oro en el Campeonato Austriaco de quesos (öserreichischen Käsiade) en noviembre del 2012.
Fuente: Aldon & Mühlebach

No hay comentarios: