sábado, 18 de marzo de 2017

Bûche de Luçay

Leche: Cabra
Tipo: Pasta blanda, corteza blanca y vellosa
Materia Grasa: 45%
Maduración: No superior a 30 días
Aspereza: Suave
Vino: Royal Tokaji (D.O. Tokaj-Hegyalja)
País de origen: Francia
Región: Centro-Valle de Loira
Notas: Este queso lo comercializa la Fromagerie Jacquin que fue creada en 1947 y tiene su sede entre la Touraine, Berry y Sologne departamentos de Francia en el valle del Loira. Durante más de 65 años y cuatro generaciones la familia Jacquin se ha especializado en la elaboración y maduración de quesos tradicionales de cabra DOP de la región, la historia de las cabras y la elaboración de quesos se remonta al siglo VIII, cuando los Sarracenos invasores dejaron atrás sus recetas para elaborar quesos. Hoy en día el Valle del Loira es conocido por estas diminutas bellezas, y el Bûche de Luçay proviene de esa tradición.
La Fromagerie Jacquin recolecta la leche de granjas locales dentro de un radio de 40 quilómetros. El queso se moldea a mano con cuchara, después de lo cual se madura hasta que esté listo para su comercialización.
Al principio, la producción se vendía a los restaurantes locales, mercados de agricultores y tiendas de queso, pero se extendió rápidamente por toda Francia. Hoy en día, los quesos de Jacquin se envían a todo el mundo.
Este queso es una reminiscencia del Bucheron, el Bûche de Luçay es similar en su perfil de sabor. Sin embargo, en textura este queso de leche pasteurizada de cabra es algo más sedoso. Su denso interior de color blanco y brillante está lleno por la deliciosa cremosidad que aumenta a medida que el queso envejece, y la corteza actúa como una valla para contener el interior aterciopelado y untuoso de este tronco. Terrosa y ligeramente florida, la corteza también ayuda a equilibrar las notas cítricas de la leche de cabra. Un sabor a limón y tomillo brillante encuentra un equilibrio en las notas limpias a base de hierbas, por lo que el Bûche de Luçay es una versión bastante suave y cremosa de los quesos de cabra más típicos del Loira.
Si todos los quesos es importante consumirlos a temperatura ambiente, en este es imprescindible, si quiere saborear toda su fragancia de matices. Una vez llevado a la temperatura adecuada, disfruté de este queso. En verano se puede servir en medallones finamente cortados acompañado con cerezas frescas, junto con uvas rojas, nueces y crujiente pan francés. Para toda temporada con tomates rociados con aceite de oliva o se pruebe de derretir una rebanada delgada sobre una ensalada. Lo acompañaremos de un afrutado Furmint de Hungría. La uva furmint tiene una acidez que coincide con la leche de cabra, además de un rico sabor afrutado para compensarlo. Busque un Royal Tokaji o pruebe la singularidad de un rosado Heidi Schrock.

No hay comentarios: