lunes, 22 de mayo de 2017

L’Affiné

Leche: Cabra
Tipo: Pasta blanda, corteza enmohecida
Materia Grasa: No definido
Maduración: De 15 a 20 días
Aspereza: Suave
Vino: La Zorra Blanco (D.O. Sierra de Salamanca)
País de origen: España
Región: Salamanca (Castilla y León)
Notas: Este queso lo elabora Luis Fernando Herráez Saavedra, en Carralejos Granja-Quesería ubicada en Montejo, Salamanca, Castilla y León.
Carralejos es una pequeña Granja-Quesería, que elabora quesos con leche de Cabra Verata, de su propia ganadería. Con una producción limitada de carácter artesanal. Huyendo de lo convencional, e intentando darle al queso un nuevo enfoque, la quesería nació con la idea de crear un producto novedoso en su tierra, cien por cien artesano, sin aditivos ni conservantes, tratando de hacerlo con todo el mimo y cuidado posibles, para que al degustarlo su sabor le transmita nuevas sensaciones, y eso es lo que tratan de hacer, crear sabores, aromas y...  agradables sensaciones. Su premisa es hacerlo todo muy sencillo, gracias a eso y a sus "Veratas”, elaboran los quesos que muchos de vosotros ya conocéis, pero para aquellos que no los conozcan, aquí os dejo una pequeña explicación, aunque lo mejor es buscarlo y probarlo, eso sí, ¡os aviso!, luego no podréis prescindir de ellos.
Queso artesano de leche cruda de Cabra Verata, coagulación láctica, de pasta blanda y cremosa, corteza lavada con salmuera antes de la aparición del moho.
Exento de cualquier rastro de la acidez caprina, con toques cítricos, cremoso, de largo sabor y aroma limpio con finales que recuerdan al champiñón crudo, y mantequilla fresca con toques cítricos a limón. Un queso elaborado con leche de la propia explotación.
Es uno de los quesos más elegantes que he probado, yo lo definiría como un queso “sincero”, que no engaña, porque sus aromas ya nos adelantan lo que nos ofrecerá al probarlo, su delicado olor caprino con notas lácticas que nos recuerda a la leche fresca recién ordeñada. Al final de su maduración tiene una considerable proteólisis y un sabor dulce y ligeramente ácido, con agradables sensaciones lácticas y vegetales, muy limpias y elegantes terminadas en un delicado toque de setas. Su textura en boca es sedosa, untuosa y fundente al paladar.
Para degustar toda la riqueza de sabores se recomienda el consumo a temperatura ambiente. Es importante comer la corteza, que añade carácter al queso. El L’Affiné es ideal para extender sobre pan crujiente, y acompañarlo de frutos secos (almendras, nueces) y frutas frescas, como fresas. También puede enriquecer sopas, salsas y ensaladas a las que le aporta un sabor nuevo e interesante. Disfrute del queso con un vino blanco de proximidad.

No hay comentarios: