viernes, 13 de octubre de 2017

Le Bourrichon

Leche: Vaca
Tipo: Pasta blanda, corteza llavada
Materia Grasa: 45%
Maduración: De 3 a 6 semanas
Aspereza: Suave
Vino: Gamay de Chautagne (D.O. Vin de Savoie)
País de origen: Francia
Región: Borgoña-Franco Condado
Notas: Este queso de corteza lavada que está hecho a partir de leche pasteurizada de vaca, lo produce una empresa familiar dinámica e independiente, la quesería Badoz que está instalada en Pontarlier, capital del Alto Doubs, en el Macizo del Jura. Esta región montañosa es la cuna de tradiciones milenarias y la experiencia que forman su reputación. En esos montes y valles se extienden praderas que contienen, temporada tras temporada, una flora rica y variada, que es el origen del carácter típico y reconocido de sus productos.
Hoy en día toda la leche se recoge exclusivamente de vacas Montbeliarde de las granjas circundantes dentro de un radio de 25 kilómetros. Estas vacas son de una raza lechera particularmente bien adaptada al clima de esta región, se alimentan felices pastando en los campos de hierba en verano, mientras disfrutan de heno enriquecido en invierno, dando a cada queso una rica nota floral.
El queso presenta una delgada corteza lavada de color anaranjado y cubierta con un sutil polvo de moho blanco que deja entrever el color naranja de la misma, esta corteza comestible y crujiente cubre una pasta de color marfil que es blanda y flexible.
Es un queso bastante dulce, de olor ligero y de textura muy untuosa que rezuma pero no se derrumba. Para mi paladar, los sabores son ligeros y mantecosos, poco ácidos, con notas herbáceas y carnosas y una leve acritud, la salazón es la correcta.
Se asemeja bastante a un Reblochon por su apariencia pero presenta un sabor algo más fresco y dulce.
Es un queso con forma redonda de 11cm de diámetro, 3 cm de grosor y un peso de 250 g.
Si todos los quesos es importante consumirlos a temperatura ambiente, en este es imprescindible, si quiere saborear toda su fragancia de matices. Una vez llevado a la temperatura adecuada, disfruté de este queso untando sobre una rebanada de pan crujiente o fundido sobre pasta o verduras, con frutas y nueces, en sándwiches, para enriquecer sopas y para espesar salsas, y por supuesto en una tabla de quesos. Podemos acompañar el Bourrichon con un vino de la misma región, le recomendamos un vino tinto seco del viñedo de Saboya Bugey como un buen vino de Saboya Chignin, un Arbois, un Bugey, Gamay, o un Ariège.

No hay comentarios: