domingo, 17 de diciembre de 2017

Simme Bleu

Leche: Vaca
Tipo: Pasta semi-blanda, azul, sin apenas corteza
Materia Grasa: 57%
Maduración: De 3 a 6 semanas
Aspereza: Media
Vino: Domaine Lafage Grain de Vignes (D.O. Muscat de Rivesaltes)
País de origen: Suiza
Región: Berna
Notas: Un queso regional único, este azul de leche de vaca lo hace el maestro quesero Walter Treuthardt de Lenk Milk, en la pequeña comunidad de Lenk. Con una población de aproximadamente 2400 personas, es uno de los pueblos más bellos de Suiza. Lenk se encuentra a 1068 metros, cerca de los manantiales naturales y las cascadas que son la fuente del río Simmental. El macizo del Wildstrubel representa uno de los remates de valle más hermosos de los Alpes y a la vez el escenario ideal para un variado paraíso de prados repletos con hierbas y flores de montaña frescas y jugosas. Este rico valle alpino es el hogar de vacas de la raza Simmental y produce leche de la más alta calidad en Suiza.
Este queso artesano se elabora con leche cruda para el uso local o se pasteuriza para la exportación. La producción difiere mucho según las diferentes estaciones. Por ejemplo, se entrega mucha más leche durante los meses de invierno, ya que la mayoría de los agricultores pasan cerca de 100 días en los Alpes durante el verano.
El Simme Bleu toma su nombre del río Simme que discurre de Lenk a Zweisimmen. Las ruedas de 1 kg envejecen durante 6 semanas en la lechería y se envuelven en papel de aluminio. La pasta de color marfil es mantecosa, rica y cremosa con pequeñas vetas de moho azul verdoso que la surcan. Muy cremoso con toques de crema fresca y mantequilla cultivada, equilibrado por los sabores de queso azul de nuez. Lleno de sabor y decadente sin volverse picante o demasiado intenso. El sabor del Simme Bleu es en realidad bastante sutil, haciendo de este un queso azul muy accesible a todos los paladares.
Premiado con la medalla de plata en el Swiss Cheese Award 2016.
Si todos los quesos es importante consumirlos a temperatura ambiente, en este es imprescindible, si quiere saborear toda su fragancia de matices. Una vez llevado a la temperatura adecuada, se recomienda su uso desmenuzado en ensaladas o mezclado en platos de vegetales frescos, o para enriquecer sopas y elaborar salsas en los que la cremosidad del queso contrastará magníficamente. O bien, solo endulzado con frutas frescas (peras o manzanas) o mermeladas. Por supuesto será la estrella para acabar una tabla de quesos. Marida perfectamente con un vino blanco tranquilo o un vino dulce tipo Muscat de Rivesaltes.

No hay comentarios: