martes, 3 de julio de 2018

Montote

Leche: Cabra
Tipo: Pasta blanda, corteza natural enmohecida
Materia Grasa: 30%
Maduración: Mínimo 20 días
Aspereza: Suave
Vino: La Obejita Verde (D.O. Utiel-Requena)
País de origen: España
Región: Requena (Valencia)
Notas: El Montote lo elabora la Granja Artesanal Hoya de Iglesia. La quesería se encuentra al oeste de la Provincia de Valencia, en la llamada plana de Utiel-Requena, una meseta de inviernos fríos y veranos calurosos. En la tranquila pedanía de Los Pedrones, a unos 20 Km de Requena, una zona de gran tradición vinícola, de buenos recursos hidráulicos y de grandes bellezas y contrastes.
Un lugar ideal en plena naturaleza dónde sus cabras crecen fuertes y sanas para darles los mejores productos de la tierra, los quesos artesanales Hoya de la Iglesia.
Hoya de la Iglesia es una empresa familiar especializada en la elaboración de productos lácteos de leche de cabra fundada por Luis Roldán en 1998. La empresa actualmente está operada por sus tres hijos, Luis, Manuel y Nacho. La explotación ha sabido conciliar las pautas de elaboración artesanal y ecológica con la apuesta por unas instalaciones de última generación que garantizan un óptimo proceso de transformación. Esta combinación permite a la granja obtener un ‘queso de pastor’, es decir, un producto natural elaborado a mano, con leche propia y el mismo día del ordeño, que reúne unos parámetros de calidad ampliamente reconocidos.
El Montote es un bonito queso artesano en forma de pirámide truncada, hecho con leche cruda de cabras de raza murciano-granadinas. Un queso de pasta blanda en el que se unen sabor y elegancia, una cuajada láctica de sabor agradable cubierta por una corteza de moho natural de color entre gris claro y gris azulado, que la dota de un sabor intenso sutilmente picante y si te comes la corteza (cosa que yo aconsejo) explotan todos los sentidos. En su interior la pasta de color blanquecino es flexible y suave, fundente en boca, de textura muy fina y untuosa. En las primeras notas de sabor emergen las cremas dulces, seguidas de las de avellana y un ligero toque caprino que profundiza la complejidad de este queso.
El queso lleva el nombre del Cerro Montote (965 m) cercano a la quesería
Si todos los quesos es importante consumirlos a temperatura ambiente, en este es imprescindible, si quiere saborear toda su fragancia de matices. Puede servirse con pan o tostadas, como un entremés, en el almuerzo o en la cena, o bien en tabla de quesos. Funde de maravilla, por lo que es perfecto caliente sobre una tostada con mermelada de pera o miel de romero, también con frutas como melocotones frescos, nectarinas, o melón dulce. El maridaje ideal es un vino blanco ligero para resaltar los sabores de ambos tanto del queso como del vino y a ser posible de y de proximidad.

No hay comentarios: