martes, 14 de agosto de 2018

Blanc Or Blanc

Leche: Oveja
Tipo: Pasta blanda, corteza florecida
Materia Grasa: 45%
Maduración: Unos 10 días
Aspereza: Suave
Vino: Batlliu Biu Riesling (D.O. Costers del Segre)
País de origen: España
Región: Lleida (Cataluña)
Notas: Este queso nace de la colaboración entre la quesería Can Pujol y la lechería Corroncui que le proporciona la leche.
La quesería Can Pujol está ubicada en Vallromanes, Vilassar de Dalt en el prelitoral catalán. Can Pujol es una empresa que además de estar presente con sus selectos productos en los principales puntos de distribución de Cataluña y de España, exporta a diversos países. Algunos de los quesos que elaboran actualmente son: el famoso Nevat, el Odre, el Cantell, el Ull de Cabra, el Sant Mateu, el Montcabrer y otros varios y buenos quesos.
Entre su gama de quesos no figura este, porque aunque lo elaboran ellos, lo hacen con la marca Or Blanc de Corruncui. La lechería está situada en una zona alta del Pirineo concretamente en el núcleo de Corroncui un pequeñísimo pueblo de la comarca de la Alta Ribagorça. Pertenece al término municipal de El Pont de Suert, dentro del antiguo término de Viu de Llevata. Tiene 9 habitantes.
Es un bello lugar lleno de lagos, ríos, fuentes y manantiales y, a consecuencia de ello, de frondosos bosques y exuberantes prados llenos de flores y plantas un paraíso para la alimentación de las ovejas. El Blanc Or Blanc se elabora mediante la leche de su rebaño formado por más de 1.000 ovejas. La leche es de muy buena calidad y, de hecho, analíticamente es una de las mejores del país.
Ellos mismos hacen venta directa de los quesos que también se venden a un distribuidor para comercializar los productos en tiendas y restaurantes.
El Or Blanc (Oro Blanco) es un queso de pasta blanda, con corteza florecida, tierno y untuoso, mantecoso al paladar, elaborado con leche pasteurizada de oveja.
El queso presenta una corteza blanca del moho. Esta corteza florida es comestible y contribuye a realzar el sabor del queso.
Es un tipo de queso de los que maduran de fuera hacia adentro, es decir; al consumirlo encontraremos en su parte interior, justo debajo de la corteza, la más rica y sabrosa pasta, de color amarillo blanquecino claro y textura cremosa y fundente, que se derrite como la mantequilla, para terminar en la parte central con una pasta más compacta pero flexible. Es un queso de sabor limpio, donde predominan los sabores lácteos con algunas notas herbáceas y a frutos secos tostados, terminando con un punto ligeramente ácido.
El aroma recuerda a la leche fresca tomada recién ordeñada. Agradable contraste entre la textura de la corteza y la cremosidad de la pasta. Inicialmente es dulce y ligeramente ácido para acabar con un seductor punto de amargura que le da personalidad. Con el avance de la maduración, el sabor del queso es cada vez más fuerte, sin llegar en ningún caso a ser agresivo.
Es importante comer este queso a temperatura ambiente para degustar mejor su riqueza de sabores. Delicioso sobre una rebanada de pan tostado rociada con miel o derretido en una ensalada, o para enriquecer sopas. En una tabla de quesos. Lo acompañaremos de un vino blanco de sabor frutal.

No hay comentarios: