viernes, 18 de enero de 2019

Kaltbach Le Chèvre

Leche: Cabra
Tipo: Pasta semi-dura, prensado no cocido, corteza natural
Materia Grasa: 55%
Maduración: Mínimo 4 a 5 meses 
Aspereza: Media
Vino: Margaux de Brane (D.O. Margaux)
País de origen: Holanda - Suiza
Región: Overjssel - Lucerna
Notas: Queso semiduro, cremoso, elaborado con leche pasteurizada de cabra. Producido en los Países Bajos. Y luego envejecido por Emmi durante un mínimo de 120 días, que puede prolongarse hasta los tres años en la cueva de Kaltbach, en Suiza.
El Kaltbach Le Chèvre, es un queso con doble nacionalidad, elaborado en Holanda y madurado en Suiza. Por primera vez Emmi madura en esa cueva un queso que no es Suizo, por lo que es el primer queso extranjero refinado en Kaltbach.
El queso se importa a Suiza por la compañía holandesa AVH Dairy, en la que Emmi tiene una participación del 70 por ciento. Está fabricado por la cooperativa quesera Rouveen con más de 100 años de antiguedad, que cumple con varias normativas en términos de calidad y seguridad alimentaria.
Emmi es el mayor procesador de leche suizo y una de las queserías más innovadoras de Europa. Queseros especializados y artesanos expertos siguen pautas estrictas que a menudo tienen siglos de antigüedad. Los quesos Kaltbach de Emmi se elaboran cuidadosamente en las profundas y frescas Cuevas de Kaltbach. Una cueva oculta en medio de las colinas del Wauwilermoos (humedal de Wauwil), cerca de Lucerna en Suiza, estas cuevas son un laberinto de arenisca natural de 22 millones de años con un pequeño río tranquilo que atraviesa. De hecho, Kaltbach significa "río frío" y es lo que permite una humedad constante del 96 por ciento en el aire de la cueva rico en minerales. Las condiciones climáticas naturales en las cuevas regulan la humedad, que es una parte crucial del desarrollo de la textura y el sabor y lo que hace que este queso sea diferente a cualquier otro en el mundo.
El Kaltbach Le Chèvre, es un delicioso queso suave y mantecoso, de leche pasteurizada de cabra enriquecida con crema. Su corteza es de color negro pardo, la pasta en su interior tiene un bonito color amarillo. Su aroma es franco y agradable, y su perfil de sabor complejo.
El carácter fundente y cremoso, gracias a una porción extra de crema que se añade a la leche, combinado con el aroma potente y con cuerpo que le proporciona el refinado en una cueva natural, lo convierte en una experiencia gustativa verdaderamente única. Seduce al paladar con su cremosidad, su sabor afrutado y untuoso, recubierto con un sutil toque de frutos secos. El delicado y equilibrado aroma del queso de cabra es único en su clase, es el resultado de un cuidado refinamiento en la cueva de arenisca de Kaltbach.
El queso se presenta en forma de ruedas de un diámetro de unos 24 cm. un grosor de unos 9,5 cm y un peso de 4 kg.
Es importante consumir el queso a temperatura ambiente, si quiere saborear toda su fragancia de matices. Una vez llevado a la temperatura adecuada, resulta delicioso en una tabla de quesos, servido con miel de flores silvestres, nueces, chocolate, frutas untadas, melón, bayas, uvas o manzanas. Cortado en dados en ensaladas, especialmente bueno en ensaladas de frutas, sándwiches y en lonchas para bocadillos. Combínelo con Cabernet Sauvignon, Gewurztraminer o Riesling.

No hay comentarios: