domingo, 31 de marzo de 2019

Lorenthym

Leche: Cabra
Tipo: Pasta blanda, corteza natural enmohecida y espolvoreada con tomillo
Materia Grasa: No definido
Maduración: Mínimo 2 semanas
Aspereza: Suave
Vino: Ambitions (D.O. Jurançon)
País de origen: Francia
Región: Alto Garona (Occitania)
Notas: El Lorenthym es un queso “fermier” artesano, elaborado con leche cruda de cabra por la familia Laurent, en su granja de Caperan situada en Montastruc la Conseillère, una población francesa que se encuentra entre Toulouse y Albi, en el departamento de Alto Garona un departamento situado en el sur del país, perteneciente a la región de Occitania.
La finca tiene una extensión de 59 hectáreas, de las cuales 9 son arboladas en las que se practica la agricultura sostenible. La familia Laurent se embarcó en la cría de cabras hace más de 40 años. La GAEC (Agrupación Agrícola de Explotación Común) creada en 1996, cuenta hasta la fecha con 200 cabras, 70 cabritos y 10 carneros.
El rebaño se cría al aire libre y se alimenta principalmente con las cosechas de la explotación (heno y cereales), sin ensilaje, sin OMG (Organismo Genéticamente Modificado). La totalidad de la leche se destina a la transformación quesera. Una gama de unos 30 quesos de granja elaborados con leche cruda está disponible durante todo el año.
Para su fabricación, utilizan un poco de aceite esencial de tomillo que añaden a la cuajada. Este lingote se espolvorea con tomillo, lo que le otorga notas provenzales.
Su forma ovalada recuerda a una pelota de rugby. ¡Qué curiosa coincidencia que haya nacido precisamente en esta región de Francia! Este deporte llegó a la región en el siglo XIX, recordemos que Toulouse es la capital del rugby francés. Los mejores jugadores del mundo vienen a instalarse en la Ciudad Rosa para practicar esta mítica especialidad.
El queso presenta una corteza natural de color marfil que está cubierta con un ligero moho blanco. En su interior la pasta es delicada, suave y aterciopelada. Su aroma es láctico y levemente caprino. En boca, encontramos la frescura del tomillo perfectamente equilibrado con la ligera acidez de la leche de cabra.
Como ya he dicho es un pequeño queso de forma ovalada y pesa alrededor de 150 gramos. Su periodo óptimo de degustación es primavera y verano.
Gracias a su tamaño es perfecto para llevar y disfrutarlo en un picnic estival con pan crujiente o acompañado de frutas frescas o secas (avellanas, almendras), y por supuesto en una tabla de quesos dará un toque original por su forma. Se puede disfrutar con una copa de vino blanco, como un Jurançon seco.
Este queso lo podéis adquirir en la quesería Can Luc ubicada en el Carrer de Berga, 4 del Barrio de Gràcia de Barcelona.

No hay comentarios: