martes, 28 de mayo de 2019

Château de Bourgogne

Leche: Vaca
Tipo: Pasta blanda, triple cremosidad, corteza florida
Materia Grasa: 75%
Maduración: Mínimo 3 semanas
Aspereza: Suave
Vino: Drappier Brut Nature Zero Dosage (D.O. Champagne)
País de origen: Francia
Región: Borgoña-Franco Condado
Notas: Un queso hermoso y voluptuoso, de leche pasteurizada de vaca producido en Borgoña. Este increíble queso está hecho al estilo tradicional de un triple crema. Para ser considerado un triple crema (ha de tener al menos el 75 por ciento de grasa en la materia seca - el queso menos el agua), por lo que el quesero tiene que complementar la leche de la vaca mediante la adición de crema o nata extra.
Es similar al famoso Brillat Savarin. El Château de Bourgogne es de origen y producido especialmente para el gran importador de quesos canadienses, Les Dependances du Manoir.
Château de Bourgogne tiene forma de tarta y una hermosa corteza blanda esponjosa y florida. Su interior es de color marfil y muy suave. El aroma del Château de Bourgogne es cremoso y algo mantecoso, con un toque de nuez y champiñones. La pasta es cremosa y rica, que se derrite en la boca como mantequilla suave y no ofrece resistencia al corte, pero no fluye. La corteza ligeramente amarga actúa como un excelente equilibrio para el interior cremoso y decadente.
El sabor es ligero, fresco y con notas de setas y terrosas. Cuanto más refinado está, más parecido tiene el sabor al de la mantequilla.
Alguien lo ha descrito así; “La corteza es como la nieve recién caída y el cuerpo del queso se derrite, incluso si solo lo miras” y también han dicho de él; “si alguna vez hubo un queso de fiesta sofisticado, es este. ¡Es tan delicado, suave y cremoso que produce una bocanada de mantequilla y una pizca de sal en la lengua antes de desaparecer!”
Este queso se comercializa en forma de una pequeña rueda de 500 g, de unos 13 cm de diámetro y 5 cm de grosor.
Es muy importante servir siempre todos los quesos a temperatura ambiente y en este concretamente es imprescindible, si quiere saborear toda su fragancia de matices.
La corteza por si sola puede ser un poco amarga, pero por favor, pruebe un bocado con la pasta para obtener un hermoso contraste. Es un postre perfecto que combina a las mil maravillas con frutas dulces o frutos rojos tropicales, acompañado con almendras y nueces,  también para untar sobre una baguette o una galleta salada.
La riqueza de Château Bourgogne se acentúa y equilibra maravillosamente con el Champagne y vinos espumosos dulces y secos, pero combinará bien con un tinto Burdeos (los maridajes de proximidad siempre son buenos), vinos de postre dulce, vino de hielo o nobles rieslings.

No hay comentarios: