miércoles, 21 de agosto de 2019

Ducato

Leche: Vaca, cabra y oveja
Tipo: Pasta blanda, corteza enmohecida
Materia Grasa: 48%
Maduración: 15 días
Aspereza: Suave
Vino: La Caudrina Chardonnay Mej (D.O. Piemonte)
País de origen: Italia
Región: Cuneo (Piamonte)
Notas: Este queso lo elabora la quesería familiar Marenchino cuya sede central se encuentra en Savigliano, una población italiana situada en la provincia de Cuneo, en la región del Piamonte, en el norte del país. 
A partir de la histórica quesería de Savigliano, la compañía se estableció en toda el área de Cuneo, realizando importantes adquisiciones que la llevaron a una capacidad de producción sin precedentes y visibilidad a nivel nacional. 
Desde Saluzzo hasta Frabosa Soprana, desde Murazzano hasta Racconigi, las queserías se convierten en cinco y cada una trae consigo las tradiciones y las especificidades del territorio.
Concretamente el Ducato se elabora en su quesería de Racconigi bajo la marca comercial “Caseificio Reale”. Racconigi es un rincón del Piamonte a medio camino entre los Alpes y la llanura Padana, en donde los verdes pastos crecen prósperos gracias a un clima perfecto para la cría de la ganadería láctea.
En la frontera norte de la provincia de Cuneo Racconigi alberga una de las más bellas residencias de los Saboya, la Villa de las Delicias donde los reyes de Italia - desde Carlos Alberto, Víctor Manuel II, hasta Humberto I - disfrutaron de los placeres de un territorio rico en historia y sabores.
Realizada por deseo del Rey Carlos Alberto tras su subida al trono, la Margaria del Castillo De Racconigi era una auténtica finca agrícola a la vanguardia, el centro de todas las actividades productivas de los terrenos agrícolas y de los bosques que rodeaban el Palacio Real.
Con el paso del tiempo se convirtió en un auténtico laboratorio de experimentación para la agricultura la ganadería y la botánica. Aquí el pastor jefe controlaba toda la ganadería, ocupándose de coordinar cada aspecto de la cría del ganado: desde el mantenimiento de los establos, a la alimentación de los animales, y el ordeño.
Parte de la leche pasaba al quesero de la corona, "el fabricante de los quesos gruviere", que se ocupa de la producción de la mantequilla y de los quesos. Para esta finalidad se había preparado un local, llamado "la casa del queso", justo al lado del edificio principal. Aquí se hacían los mejores quesos del reino, destinados a la mesa del Rey y a sus invitados, ésta es la tradición a la que hacen referencia cada día, tratando de reproducir, con las mismas técnicas y en los mismos lugares de antaño, esos sabores considerados dignos de un rey.
El Ducato es un pequeño queso (230 g) de forma cilíndrica y consistencia blanda y compacta. Hecho de una mezcla de leche de vaca, cabra y oveja.
Es un queso de alto rango, nacido de la excelente capacidad de los maestros queseros de la quesería Marenchino para mezclar tres leches. El Ducado encierra en su nombre toda la nobleza de su sabor dulce y decidido y de su pasta blanca y cremosa, elegante gracias a los ligeros reflejos de color avellana en la superficie. Agradable y con un sabor delicado consumido fresco, que se vuelve más intenso y cremoso después de unas semanas de envejecimiento.
El Ducato es un queso delicado que no le dejara indiferente, con su textura blanda, esponjosa, fundente y húmeda en boca que recuerda a otros quesos piamonteses, como La Tur, u el otro queso elaborado por la misma quesería La Regina (ambos también de mezcla de tres leches). El sabor es a la vez suave y láctico como un yogur, aunque la acidez es fugaz, dejándote con la tenue locura de las leches mezcladas. La sal está ligeramente restringida, y por consiguiente el queso es más delicado y más matizado que sus paisanos. Tiene aromas de champiñones y crema fresca.
Durante el evento World Cheese Award 2016-2017, El Ducato ganó la medalla de plata, obteniendo el reconocimiento como uno de los mejores quesos de tres leches del mundo.
Si bien es importante comer todos los quesos a temperatura ambiente, en este tipo de quesos tan cremosos lo es mucho más, con el fin de permitir que surjan toda la gama de sabores aromas y sobretodo texturas, este queso cuando está a la temperatura óptima se puede comer con cuchara, casi como si fuera una copa de nata.
Excelente queso para untar, se extiende de maravilla en baguettes, galletas, o cualquier otro tipo de pan crujiente. En bocadillos o servirse con ensaladas que contengan fruta fresca. En la cocina, aporta una consistencia cremosa a sopas y salsas. Lo maridaremos con un vino blanco de la zona, como por ejemplo uno con uvas Chardonnay.

No hay comentarios: