miércoles, 20 de mayo de 2020

Caș

Leche: Vaca, oveja
Tipo: Pasta semiblanda, sin corteza
Materia Grasa: No definido
Maduración: fresco
Aspereza: Media
Vino: Prahova Tamaioasa Romaneasca (D.O. Romania)
País de origen: Rumania
Región: Todo el país
Notas: Al igual que con todos los países que conquistaron, los romanos llevaron a Rumania sus técnicas para la elaboración de quesos. Lo más probable es que su contacto con la raza indoeuropea de los dacios, quienes eran grandes bebedores de leche, enseñara a los romanos el arte de elaborar quesos de pasta filata. En todos los años de agitación de la Edad Media, las poblaciones buscaron refugio en los Cárpatos, donde las antiguas tradiciones para elaboración de quesos todavía se conservaban. Después de que Rumania perdió la rica provincia de Moldavia al final de la Segunda Guerra Mundial y de que se colectivizaron todas las tierras arables, la producción de quesos se destinó principalmente a la exportación. Se prefirieron las imitaciones de quesos extranjeros en detrimento de los productos tradicionales. Y aunque estos últimos hayan sido pocos y muy lejanos entre sí, proporcionaban un alimento vital a las poblaciones locales.
Desde el salado Telemea, el alimento básico favorito en cada mesa rumana, hasta el más exótico Brânză de burduf, un queso amasado en corteza de abeto y el Năsal, un queso suave envejecido en una pequeña cueva en Transilvania, muchos quesos rumanos están compitiendo por el reconocimiento internacional. Producidos con los mejores ingredientes locales y utilizando tradiciones antiguas, son la mejor comida reconfortante en cualquier temporada.
El Caș es un queso fresco tradicional rumano elaborado con leche cruda de vaca o de oveja. La leche se coagula con cuajo. El cuajo causa la coagulación de la leche, separándola en cuajada (la parte sólida que se convierte en el queso real) y suero (la parte líquida) que no se tira, sino que se usa para obtener el delicioso  queso Urdă (requesón). Para hacer el Caș, la leche se calienta a 30-35ºC. Luego se mezcla brevemente y se deja durante unos minutos, la composición se vierte luego en una gasa de algodón y se deja escurrir durante la noche. El queso obtenido tiene una forma redonda como una lágrima.
Este queso semiblando generalmente se hace sin sal (o con muy poca sal), es de color blanco o amarillento y en ocasiones servido en su propio suero.
En textura, es suave. Los sabores son frescos y ligeramente ácidos. El Caș se utiliza para hacer otros tipos de quesos como el Brânză de burduf y el Cașcaval, y si se conserva en salmuera, después de 2-3 semanas se convierte en Telemea, el primo rumano del queso Feta griego, generalmente mantenido en agua salada, lo que le da mucho sabor.
El Caș generalmente se come para el desayuno con huevos, pero también se puede servir se sirve como un aperitivo ligero junto a verduras o se utiliza para hacer pasteles y tartas o rallar y agregar a las ensaladas. Lo podemos acompañar de un vino dulce del país.

No hay comentarios: