miércoles, 10 de junio de 2020

Kentucky Bleu

Leche: Vaca
Tipo: Pasta semi-blanda, azul, corteza cubierta con cera azul
Materia Grasa: No definido
Maduración: Más de 60 días
Aspereza: Media a fuerte
Vino: Achel Bruin - Cerveza Belga Abadia Trapense
País de origen: Estados Unidos
Región: Kentucky
Notas: Este queso de leche cruda de vaca lo elabora Kenny Mattingly en su granja la Kenny's Farmhouse Cheese ubicada en Austin una comunidad en el Condado de Barren, en las montañas de Kentucky, Estados Unidos.
En la quesería hacen un pequeño puñado de quesos azules. El Kentucky Bleu es el más decadente, con crema agregada y un prensado ligero para permitir que todo ese increíble moho azul roqueforti dulce y salado haga lo suyo. ¿Por qué lo enceran? Bueno... en parte es un homenaje al estado de Bluegrass, ese césped rico en hierro que hace de ese estado un lugar famoso por criar los caballos más rápidos. Otros especulan que tiene algo que ver con cierta tradición local celebrada del baloncesto. Una cosa que sí sabemos es que la cera tiene un efecto en el queso a medida que envejece para mantener el interior realmente agradable y cremoso. (La región de Bluegrass es una región geográfica en el estado de Kentucky. Se encuentra en el norte del estado donde una mayoría de la población vive y ha edificado sus ciudades más grandes. Los europeos le dieron el nombre de Bluegrass a la región debido al color azul de las flores de la Poa, hierba que crecía allí).
Además de su llamativa corteza encerada azul, el queso presenta una pasta de color marfil y textura semiblanda. Hay evidentes contrastes entre la pasta limpia y suave y las zonas más crujientes de vetas azules complementadas estas últimas por un matiz ligeramente picante y especiado, pero sin ser la característica dominante. 
En boca es más mantecoso y untuoso que la mayoría de los quesos azules y tiene una textura muy cremosa, el sabor es más suave en las partes de la pasta sin vetas de moho, por lo que el punto de equilibrio de la salinidad en el paladar está especialmente bien logrado, dando como resultado global un queso azul, no muy picante ni de aroma fuerte. Los aromas son francos, afrutados y ligeramente ácidos.
Como siempre, es aconsejable llevar el queso a la temperatura ambiente antes de disfrutar para obtener toda la gama de sabores que nos puede ofrecer este queso.
Este es un queso perfecto para comer con galletas saladas acompañado con mermelada y unas nueces, también es fantástico en cocina para elaborar salsas que se pueden usar, para pastas o fundido sobre una hamburguesa a la parrilla. Excelente en cubos sobre una ensalada en el verano.
La mejor manera de disfrutar de este queso es con una buena cerveza belga de estilo trapense.

No hay comentarios: