viernes, 11 de octubre de 2019

Tanet

Leche: Cabra
Tipo: Pasta blanda, corteza lavada
Materia Grasa: No definido
Maduración: De 4 a 6 semanas
Aspereza: Suave
Vino: Eixaders (D.O. Costers del Segre)
País de origen: España
Región: Huesca (Aragón)
Notas: Este queso lo elabora Pili Garí en su quesería familiar Mas del Tano ubicada en Fraga (Huesca).
Son una familia de cinco miembros que desde 2008 tienen su propio rebaño de cabras. En un principio ordeñaban y vendían la leche a una quesería. Hasta que en el 2015 pudieron cumplir su sueño de crear su propia quesería artesanal en la que trabajan en familia.
Las funciones de cada miembro de la familia Garí, están perfectamente repartidas. Pili es la quesera. Virginia la madre, es la que los cuida y les prepara una buena comida. José el padre, es el creador del sueño y el que se dedica a buscar sitios para vender. Carlos el hermano de Pili, ordeña y cuida que el rebaño esté sano y bien alimentado. Y ya por último, Hugo el hijo de Pili que llegó en 2008 como las cabritas. Él es quien juega con los cabritos y prueba todos los quesos. Como niño que es, quiere ser el catador de los quesos, y les puedo asegurar que a muchos que ya dejamos de ser niños hace tiempo, también nos gustaría estar a cargo de esa labor.
Los quesos se elaboran de forma totalmente artesanal. La leche una vez ordeñada va directamente a la cuba. Acto seguido, Pili, que ya está en la quesería, empieza a cuajar. A las dos horas ya está preparada la cuajada. Se corta y se deja reposar. Después, a la cuajada ya desuerada se le añade sal manualmente (una a una) y se pone en el molde.
De este procedimiento, todo artesano, salen sus quesos. El tierno, semi, curado y azul.  Todos están hechos con leche cruda y sin aditivos ni fermentos añadidos.
El Tanet es un queso de leche cruda de cabra de coagulación enzimática. Posee una corteza lavada, con tonos blancos y anaranjados. En su interior la pasta es de color amarillo pálido. Con ojos irregulares y de aspecto cremoso.
Durante el proceso de maduración de este queso que dura de 4 a 6 semanas, está sometido a unos baños de agua y sal para favorecer la aparición de las levaduras que lleva la misma leche.
Este queso de presencia tranquila esconde muchas sorpresas. La corteza es firme y quebradiza para llegar a su interior cremoso.
Queso de autor y con carácter como la gente de esta tierra, de aspecto rústico, pero con un interior suave y agradable.
Olor suave, dibuja un paisaje sencillo, matices caprinos y a húmedos.
Cuanto más evolución tiene, más apreciado es para la gente que quiere descubrir nuevas sensaciones queseras.
El retrogusto persiste en boca.
El nombre Tanet es el diminutivo de Tano, y le pusieron este nombre por ser el queso más pequeño que hace la quesería.
El Tanet ha obtenido el tercer premio en la categoría de Quesos de pasta blanda, en la feria Gourmet Quesos 2019, que es el campeonato de los mejores quesos de España. Ya en el año 2017 fue el ganador del V Concurso de Quesos de Aragón 2017, y obtuvo el primer premio en Quesos de pasta blanda 2017. Todo ello es un excelente reconocimiento al trabajo y esfuerzo de la familia fragatina Garí.
Aconsejamos degustarlo a temperatura ambiente, para poder descubrir todos sus matices.
Gracias a su textura fundente es ideal para extender fácilmente sobre una rebanada de pan acompañado de frutas frescas, o fundido sobre pasta o verduras. En cocina lo puede usar para enriquecer sopas o para ligar salsas. Y por supuesto su llamativo aspecto cuadrado y color teja le harán destacar en una tabla de quesos. Lo acompañaremos de un vino blanco fresco de notas frutales, de uvas Chardonnay.

jueves, 10 de octubre de 2019

L'Avenc

Leche: Cabra
Tipo: Pasta semi-dura, corteza natural enmohecida
Materia Grasa: No definido
Maduración: Mínimo 9 meses
Aspereza: Media a fuerte
Vino: Vins de Pedra Trempat (D.O. Conca de Barberà)
País de origen: España
Región: Barcelona (Cataluña)
Notas: Este queso lo elaboran los hermanos Andreu y Pere Rovira junto a sus esposas, en la quesería familiar Mas Rovira. La quesería está situada en Sora, al norte de la comarca de Osona, limitando con el Ripollès, un pequeño pueblo ganadero con muchos pastos, en un entorno privilegiado rodeado de sierras y montañas, que da un microclima único e idóneo para madurar quesos y obtener un sabor excepcional.
La Formatgeria Mas Rovira elabora quesos artesanos con leche cruda de vaca y leche de cabra de sus tierras fabricándolos como se hacía antiguamente.
El origen del logotipo de la quesería, es la marca de fuego que se utilizaba antiguamente en la masía para marcar e identificar las ovejas. Data del año 1845, y se puede encontrar una copia en el museo de historia del Monasterio de Ripoll, aparte de la original expuesta en la quesería.
La tipografía de las letras utilizadas en la marca comercial, son una réplica de las que escribió su bisabuelo en la fachada de la casa familiar.
La integración de estos dos símbolos, ligados a su historia familiar, es el que da fruto, valor y continuidad a sus raíces y su compromiso con su tierra.
El nombre de este queso hace referencia al lugar donde madura. Avenc es una palabra catalana cuya  traducción al español es “sima” (pozo muy profundo formado a partir de una fisura o grieta en el terreno, que generalmente comunica la superficie con corrientes o cavernas subterráneas).
Resulta que en la zona propiedad de la quesería familiar Mas Rovira, había un pozo o cueva natural, tapiada desde hacía varias generaciones de la familia Rovira, los hermanos Andreu y Pere Rovira junto a sus esposas, decidieron averiguar en qué condiciones estaba, una vez abierto y limpiado se dieron cuenta que por las condiciones de temperatura, humedad y oscuridad naturales era el lugar adecuado para envejecer prolongadamente un queso, y así crearon este Avenc, un queso que madura un mínimo de 9 meses y puede prolongarse hasta un año.
El Avenc es un queso artesano de leche pasteurizada de cabra y pasta prensada. Tiene una apariencia rustica con una hermosa corteza florecida natural de color grisáceo con un aspecto ligeramente picado de manchas de moho, blancas, grisáceas, amarillas e incluso rojas y que se desarrolla a medida que envejece. Muestra un particular e intenso aroma a la cueva donde ha madurado, con una atractiva mezcla de tonos a tierra húmeda, sotobosque y champiñones.
En el interior, la pasta de color amarillento es cremosa y húmeda, y huele a sótano cerca de la corteza, pero cuando te acercas al centro su aroma se vuelve muy sutil, con sabores ricos y complejos de nueces tostadas y mantequilla salada.
Al corte la pasta presenta una textura firme y cerrada con pequeños ojos ocasionales.
El queso se comercializa en forma de rueda plana de unos 3kg de peso.
El Avenc ha sido premiado en dos ocasiones:
Medalla de oro en la Feria Sant Ermengol, en La Seu d'Urgell, en 2016.
Medalla de plata en la Feria de Lladó en 2018.
Es importante consumir el queso a temperatura ambiente, si quiere saborear toda su fragancia de matices. Una vez llevado a la temperatura adecuada, la mejor forma de apreciar el sabor característico es solo, con una rebanada de pan crujiente o acompañado de frutas frescas (higos o uvas) o frutas secas (avellanas, almendras). También puede disfrutar de este magnífico queso en aperitivos, desayunos y tablas de quesos. Marida especialmente bien con un vino tinto de crianza.

martes, 8 de octubre de 2019

Le Mauzacais

Leche: Cabra
Tipo: Pasta blanda, corteza florecida cubierta de ceniza
Materia Grasa: No definido
Maduración: De 2-3 hasta 6 semanas
Aspereza: Suave a media
Vino: Clau de Nell Chenin (D.O. Val de Loire)
País de origen: Francia
Región: Alto Garona (Occitania)
Notas: Este queso lo elabora la Ferme du Bila que está situada en Mauzac, Alto Garona, a unos 30 km al sur de Toulouse. Producen quesos "fermier" (de granja) de leche cruda de cabra.
Seis generaciones de la familia Garrigues se han sucedido en esta explotación que ha evolucionado con el tiempo a través de diversas crias y diversos cultivos. Para los animales: vacas lecheras, aves de corral, terneras lecheras en régimen de pensión, cabras que han vivido o viven en la granja. Para los cultivos, además de los cereales, se cultivaba la vid y las uvas que se transformaran en vinos.
La explotación está en manos de una EARL (Explotación Agrícola de Responsabilidad Limitada), creada en febrero de 2009.
Dentro de la EARL Bila, Patrice Garrigues se ocupa más particularmente de los cultivos y el ganado, mientras que su hermana Emilie es la responsable del procesamiento y venta del queso.
El Mauzacais también es conocido como "Marbré de Mauzac" (por su aspecto visual interno, semejante al mármol una vez cortado). Y Mauzac, por su lugar de origen.
Se trata de un queso "fermier" (de granja) cilíndrico, de coagulación láctica, de leche cruda de cabras (Alpinas de la propia explotación), tiene la particularidad de estar marmoleado y se caracteriza por una pasta blanca firme y fundente después de la maduración. 
Pesa unos 180 a 200g dependiendo lo madurado que esté. Presenta surcos de ceniza que cruzan horizontalmente el interior. También su corteza enmohecida está cubierta de ceniza vegetal comestible. 
El sabor nos ofrece unas notas de frescura alojada en el centro, un poco acidulada, con una textura bien untuosa, de las que se niegan a abandonar demasiado rápido nuestras papilas gustativas. Y todo alrededor y justo debajo de la cremosa corteza, sus cálidos aromas, su longitud en boca. 
Es un queso suave que se consume normalmente en estado semifresco, aunque el gusto y el olor se vuelven más intensos con la maduración que puede llegar a ser de hasta seis semanas.
Combine este queso con un vino blanco seco del suroeste o del Loira. Utilice principalmente el higo para acompañarlo: ya sea fresco, seco o en mermelada, el higo se complementa maravillosamente con el ácido caprino que desarrolla el queso. Para revelar toda la belleza de su marmoleado, córtelo limpiamente en el sentido de la altura.

viernes, 4 de octubre de 2019

Rodó d’herbes

Leche: Cabra
Tipo: Pasta blanda, corteza enmohecida cubierta con hierbas
Materia Grasa: 41%
Maduración: De 6 a 8 días
Aspereza: Suave
Vino: Collbaix Rosat (D.O. Pla de Bages)
País de origen: España
Región: Barcelona (Cataluña)
Notas: Este queso lo elabora Jordi Lorente en su Formatgeria La Frasera (Formatges de pastor). La quesería está ubicada en la Masía La Frasera en (Castellet de Dalt) de Vacarisses, rodeada de un entorno de gran valor paisajístico y natural, junto al Parque Natural de la Montaña de Montserrat, un espacio natural protegido. 
La quesería dispone de su propio rebaño de cabras de raza murciano-granadina, que pasta en los bosques de la finca. La crianza saludable en un entorno natural permite la obtención de una leche de gran calidad. El hecho de que el quesero disponga de rebaño propio le otorga un valor añadido a su producto puesto que controla todo el proceso.
En la quesería La Frasera elaboran quesos artesanales con leche de cabra al estilo tradicional, recuperando el sabor, textura y aroma de los quesos de siempre. Su dedicación y afecto les permite obtener unos productos naturales, buenos y de calidad.
El Rodó d’herbes es un pequeño disco blando de cuajada láctica de corta maduración (unos 6-8 días) hecho a partir de leche pasteurizada de cabra, madurado con una fina corteza enmohecida comestible de color blanco, que está rebozada con una mezcla de cuatro hierbas recolectadas en los alrededores de la quesería; ajedrea, orégano, tomillo y romero.
El Rodó es un magnífico queso, con una textura blanda y sedosa que penetra profundamente en el paladar. 
Las hierbas que cubren la corteza, como se podría suponer añaden un delicioso y equilibrado sabor herbáceo al queso. En boca nos ofrece notas lácteas, muy frescas, junto con una ligera acidez cítrica del limón, típica de los quesos de cabra, al final nos deja una profundidad de sabor y el olor persistente de sotobosque.
La Frasera elabora tres variedades del queso Rodó (redondo), este del que hablamos aquí, es decir el Rodó d’herbes y también el Rodó de cendra como indica su nombre, cubierto con ceniza y el Rodó blanc el queso plano, sin ningún rebozado. Además nos ofrece una variada gama de quesos como; El Cingle un queso semi-blando elaborado con leche cruda de cabra. De corteza lavada, húmeda y naranjada. El Farcell otro queso madurado de leche cruda de cabra, elaborado y moldeado manualmente a partir del método de fardo que le confiere su forma globosa característica. El Massís de Montserrat, un queso tipo Garrotxa madurado de leche cruda de cabra, de corteza florida gris y pasta marfil. De textura poco friable. La Torrota un queso de cuajada láctica de corta maduración a partir de leche pasteurizada de cabra, con corteza enmohecida y de color blanco al corte. Mató de cabra, auténtico requesón artesanal de cabra. Y Queso con aceite de oliva virgen extra y hierbas.
Si todos los quesos es importante consumirlos a temperatura ambiente, en este es imprescindible, si quiere saborear toda su fragancia de matices. Una vez llevado a la temperatura adecuada, disfruté de este queso con un buen pan crujiente, con frutas y nueces. También combina de forma maravillosa calentado sobre ensaladas. 
Se recomienda acompañar de vinos rosados y blancos, jóvenes y ligeros y a ser posible de proximidad. Otras posibles combinaciones son con Cavas Brut.

Plaisentif

Leche: Vaca
Tipo: Pasta dura, corteza natural
Materia Grasa: No definido
Maduración: Mínimo 60-80 días
Aspereza: Media a fuerte
Vino: Arnad-Montjovetes (D.O. Valle d'Aosta)
País de origen: Italia
Región: Piamonte
Notas: El Plaisentif, también conocido como "Formaggio delle Viole" (queso de las violetas), es un queso típico de la parte superior del Valle Chisone y de la parte superior del Valle de Susa.
Fabricado en el Valle Chisone desde finales del siglo XV al menos, el Plaisentif era un queso de lujo cuyo precio era superior al de la carne de cabrito o de cordero (seis centavos por una libra de Plaisentif mientras que la carne costaba cuatro). Los habitantes del Valle Chisone lo usaban como presente para reconciliarse con las buenas gracias de las autoridades del Delfinado (una antigua provincia del sureste de Francia que limita por el este con el Piamonte), que lo tomaron hasta que prohibieron que se ofreciera a sus rivales empleados del Duque de Saboya o que se vendieran a los súbditos de este último.
Los campesinos del Valle Chisone solían vender gran parte de su producción en Pignerol y en el Marquisat de Saluces (poblaciones francesas). El obsequio de este apreciado queso era el método habitual para convencer a los alcaides y a los demás agentes señoriales de que les dejasen comerciar en su jurisdicción.
La fabricación del Plaisentif había cesado en una época que no se sabe precisar y la receta estuvo a punto de perderse. Fue recuperada, casualmente, hace algunos años, y dio lugar a un proceso de re-fabricación promovido por el “Sviluppo Montano e Produzioni Tipiche” (Desarrollo de montaña y producciones típicas) sección dedicada al desarrollo rural y de montaña y al descubrimiento de los sabores de la Provincia de Turín.
Las primeras ruedas se fabricaron en 2000 y, en 2007, los productores de Plaisentif crearon un consorcio, registrando su marca y protocolo de producción en la Cámara de Comercio de Turín.
Siguiendo la antigua receta, se producen anualmente alrededor de 1.000 ruedas Plaisentif que pesan aproximadamente 2,5 kg (su tamaño es más pequeño que los quesos de pastoreo tradicionales), cada una con el nombre del fabricante, la marca CE y el número de lote.
Desde entonces, el queso de las violetas, siempre se produce con el mismo método, la tradición prácticamente no cambia. A finales de junio los rebaños ascienden a pastos altos donde los prados son una explosión de colores. Comen hierba y flores que mejoran su bienestar y la leche que producen se caracteriza por una variedad de sabores y propiedades: la calidad del pastoreo puede afectar en gran medida las características organolépticas de la leche cruda, con especial referencia a la composición de ácidos grasos y a los compuestos aromáticos volátiles.
El Plaisentif se produce a partir de la leche de las vacas del primer pasto de montaña (entre el ascenso a los pastos de montaña en junio y no más tarde del 30 de julio), que se alimentan exclusivamente de la flora local rica en flores y aromas. También se le llama queso de las violetas porque la hierba del primer pasto de montaña coincide con la época de la floración de las violetas.
Las violetas son las primeras flores que florecen en las laderas, justo después de que la nieve se haya derretido. En julio, cuando no quedan violetas, el ganado se alimenta de trébol y otras flores silvestres. Es por eso que el queso tiene un sabor afrutado, apetitoso y aromático.
Después de madurar en bodegas de piedra durante al menos 60 días, está listo para la comercialización, que se lleva a cabo única y exclusivamente a partir de la celebración de la conmemoración histórica y la feria comercial local en Perosa Argentina, que ocurre el tercer domingo de septiembre de cada año… Para que nadie se confunda Perosa Argentina es una localidad italiana de la provincia de Turín. 
Solo las ruedas que superen los requisitos organolépticos, serán marcadas en fuego con el logotipo “P” y pueden llamarse "Plaisentif".
En el margen izquierdo del valle de Chisone, se ha trazado un camino que conecta las distintas aldeas donde se produce el queso con mayor frecuencia.
El queso, se presenta en forma cilíndrica irregular, de caras planas y lados ligeramente convexos, la corteza es de color blanco debido a la  cobertura de moho geotricum espontáneo.
Se nota la marca a fuego de la violeta y la gruesa "P". La pasta es de color marfil intenso, justo bajo la corteza presenta un ligero halo de color avellana de unos 2 mm de espesor constante. La pasta tiene presencia de ojos de tamaño medio, con forma y distribución irregulares. Los aromas son los de la mantequilla, de las hojas mojadas de castaño, de sotobosque, granero limpio. La estructura parece compacta, deformable, en boca moldeable, se vuelve grumosa y soluble, fácilmente ingerible. Los aromas que se liberan son de mantequilla, castañas y nueces. El final libera una sensación pastosa y almendrada de media intensidad y persistencia unida con los toques de establo, el producto resulta interesante y bastante equilibrado.
Es muy importante servir siempre todos los quesos a temperatura ambiente y en este concretamente es especialmente recomendable. Para disfrutar mejor de este queso lo ideal es comerlo solo para saborear el aroma y la plenitud de la leche cruda utilizada. Lo podemos acompañar con pan rustico y frutas.
Para los maridajes recomiendo un vino tinto de buena estructura como un Arnad-Montjovetes basado en uvas Nebbiolo, que se pueda comparar con los agradables aromas rústicos del queso.

miércoles, 2 de octubre de 2019

Blauweisser

Leche: Vaca
Tipo: Pasta blanda, azul, corteza enmohecida
Materia Grasa: 55%
Maduración: De 2 a 3 semanas
Aspereza: Suave
Vino: Barzen Eiswein (D.O. Mosel)
País de origen: Alemania
Región: Baden-Württemberg
Notas: Este extraño queso, blanco en el exterior y azul en el interior, reúne dos estilos de queso que raramente se mezclan: el atractivo terciopelo blanco del moho Penicillium camemberti de un Brie, y el azul de las vetas de un Roquefort. Nombrado, apropiadamente, Blauweisser (blanco azulado), es una creación de Kaserei Zurwies, una cooperativa láctea situada en Wangen im Allgäu, en el sureste de Baden-Württemberg, Alemania, en el corazón de Baviera.
Durante muchos años, la empresa ha sido sinónimo de las mejores especialidades de quesos blandos y muchos otros productos lácteos, que se caracterizan por sus valiosos ingredientes y su mejor sabor.
La fábrica de quesos se ha mantenido en esta misma ubicación desde 1899. En 1970, la quesería se cerró y 20 años más tarde fue alquilada por los maestros queseros Anton Holzinger y su amigo Richard Kurzweil para la producción de quesos blandos. Tenían la idea de hacer quesos de formato pequeño hechos con leche local de animales alimentados sin ensilaje y para ello se centraron en su abastecimiento de leche y en apoyar a las lecherías locales orgánicas (biológicas) de la región, poniendo énfasis en el trato humano de los animales y las prácticas sostenibles, y pagando la prima a los ganaderos para hacer que eso sea posible.
Un año más tarde, sus populares productos de queso estaban en los estantes de las tiendas especializadas regionales y se distribuían en todo el país a través de ÖMA (Lecherías Orgánicas de Algovia).
Después de numerosos esfuerzos de expansión y modernización, Richard Kurzweil se retiró en 2005, así que Luise Holzinger la hija de Anton, se unió como segunda directora gerente. En 2008, decidieron construir una nueva lechería, que se completó en 2009. Debido a sus nuevas capacidades de producción ampliaron su surtido para incluir yogur, yogur de frutas, crema batida, requesón y leche de consumo. En 2016, Anton Holzinger se retiró a un merecido retiro dejando a su hija Luise al frente de la empresa.
Hoy en día son una empresa moderna, pero con raíces en la tierra y con raíces regionales, que sigue manteniendo sus principios de calidad: producen exclusivamente a partir de leche orgánica de alta calidad y otras materias primas regionales procedentes de la producción ecológica.
El Blauweisser es un queso blando elaborado con leche biológica entera y pasteurizada de vaca.
Sin duda es un queso curioso, puesto que mezcla dos estilos en un solo queso, exteriormente presenta una elegante corteza enmohecida de color blanco intenso, con marcas procedentes del molde en que fue elaborado. En su interior tiene una pasta blanda y cremosa de color amarillo paja que se ve interrumpida con la presencia de vetas azul verdosas de moho Penicillium roqueforti.
La combinación de su fina capa exterior con la cremosidad de su interior más las vetas de moho azul produce en su boca un sabor complejo y sofisticado, ligeramente intenso y picante en las partes de las vetas, más suave en las partes de la pasta sin moho, por lo que el contraste en boca esta especialmente bien equilibrado. Tiene aroma a setas y sabor algo picante.
El queso se comercializa en forma rectangular alargada de 650 g aprox.
Si todos los quesos es importante consumirlos a temperatura ambiente, en este es imprescindible, si quiere saborear toda su fragancia de matices. Una vez llevado a la temperatura adecuada, disfruté de este queso untando sobre una rebanada de pan crujiente o fundido sobre pasta o verduras, con frutas y nueces, en sándwiches, para enriquecer sopas y para espesar salsas, y por supuesto en una tabla de quesos dará un toque original por su forma y color que además resulta fácil de cortar y untar. Se recomienda acompañarlo de un vino blanco Eiswein o lo que es lo mismo, vino de hielo.

martes, 1 de octubre de 2019

Tùma Cuneo

Leche: Vaca
Tipo: Pasta semi-dura, corteza natural con moho
Materia Grasa: No definido
Maduración: 30-45 días
Aspereza: Suave a media
Vino: Fides - Pio Cesare (D.O. Barbera d'Alba)
País de origen: Italia
Región: Piamonte - Toscana
Notas: Este queso se nace y elabora en los pastos de la Langhe. Colinas que se prolongan hasta donde se pierde la vista, antiguos pueblos y castillos en lo alto, una sucesión de suaves pendientes y campos de vid cuyas filas dibujan rigurosas geometrías: todo esto son los magníficos escenarios de las Langhe piamontesa, nombrada Patrimonio de la Humanidad.
Pero el queso termina su proceso de crecimiento en las cuevas naturales de un afinador, concretamente en Alchimia de' Formaggi de Andrea Magi una quesería afinadora ubicada en el pueblo de Castiglion Fiorentino en la provincia de Arezzo, en la Toscana italiana.
En homenaje a esa espléndida zona que es la Langhe, tan rica en quesos y vinos, en Andrea Magi decidieron llamar a este queso Tùma Cuneo, un queso que cuenta la historia de un territorio, estrictamente elaborado con leche cruda.
El Tùma Cuneo no es un queso DOP, no es un producto con un nombre famoso ni conocido, pero tiene un carácter dulce y delicado lleno de aromas y perfumes que reflejan la tierra donde nació. La corteza áspera, como las manos del agricultor que trabaja la tierra, con los signos del paso del tiempo. Así como el moho natural que lleva en su superficie es el signo del envejecimiento natural, como lo fue hace 100 años, sin la ayuda de ningún tratamiento que no sea el cuidado amoroso y el cepillado manual del exceso de moho, como para evitar alterar su carácter rural.
La pasta no siempre es la misma, los ojos están más o menos presentes, la corteza a veces incluso se agrieta, un queso artesanal diferente cada mes, cada semana, cada día... si eso es agradable incluso solo para observar, imagínense para probar. No es un queso que se deba comer a toda prisa, es necesario escuchar pacientemente su historia como lo hace el anciano granjero sabio con el niño.
El Tùma Cuneo se elabora con leche cruda de vaca, de forma cilíndrica (unos 8 kg) con una cara plana y una cara superior ligeramente convexa y los lados convexos con los bordes redondeados.
Su aspecto externo nos muestra una corteza seca de espesor medio pero mohosa con moho natural, tiene marcado un tejido del lienzo con que se envolvió y un color gris con machas más claras y oscuras. La corteza no es comestible.
Esta corteza protege en su interior una pasta semidura, ligeramente elástica, los ojos están distribuidos uniformemente, son de tamaño medio-pequeño e irregular, de color de la pasta es amarillo pajizo;
El aroma es interesante el láctico de la mantequilla fresca, vegetal de heno fresco, con un ligero olor a animal.
En cuanto al sabor, la sensación principal es el dulce medio-alto, luego el salado medio-bajo, una ligera acidez, la pasta es compacta, granulada, deformable y ligeramente adhesiva.
Este delicado y sabroso queso, servido a temperatura ambiente es fantástico cortado en cubos para un aperitivo, colocado en un plato con fiambres, también es perfecto para la preparación de platos dada su propensión a derretirse e hilarse.
Lo acompañaremos de un vino tinto no muy estructurado como un Barbera d'Alba, también un vino con burbujas sería muy indicado.