domingo, 25 de junio de 2017

Pittig

Leche: Vaca
Tipo: Pasta dura, cocida y prensada, corteza encerada
Materia Grasa: 50%
Maduración: 4 años
Aspereza: Fuerte
Vino: Brouwerij T IJ Columbus - Cerveza Holandesa Ale
País de origen: Holanda
Región: Todo el país
Notas: El proceso de elaboración de este queso comienza como un Gouda regular, que es un queso cocido y prensado hecho de leche pasteurizada de vaca. El gouda se deja entonces envejecer durante 4 años, volteándose a menudo por las cariñosas manos de los principales queseros holandeses. El resultado es una maravilla del mundo del queso, una rueda de color ámbar oscuro, con olor a caramelo tostado.
¡A simple vista, usted puede confundir este queso con una rueda de diez quilos de crujiente caramelo tostado! La receta del Pittig (corpulento) es tal, que después de cuatro años de envejecimiento, el queso refleja la dulzura natural de la leche de vaca fresca que entró en la rueda hace tanto tiempo, y su sabor es mucho más dulce y más complejo de lo que podría creer, sobre todo, si anteriormente solo ha probado un suave Gouda. Éste tiene una textura firme, desmenuzable, cristalina y escamosa y un profundo color marrón anaranjado. El aroma y el sabor son parecidos a un brandy con notas saladas, de nuez para equilibrar el dulzor similar a un caramelo. Un queso de pasta dura, que se ablanda considerablemente en el paladar, dándole una sensación casi cremosa, con crujientes cristales de tirosina (aminoácidos) intercalados en toda la superficie, formados naturalmente durante el proceso de envejecimiento. ¿Sabía usted que estos pequeños cristales que encontramos en algunos quesos son de lactato de calcio o cristales de tirosina (depende del tipo de queso, aunque en algunos casos ambos pueden estar presentes) y son el resultado de la descomposición de proteínas en el queso?
Comparándolo con otros Goudas, yo diría que no es tan dulce como el Romano y no tan acaramelado como el Old Amsterdam de 5 años. En el Pittig se realza por encima de todo su densa cremosidad. Déjame decirte, que este queso es totalmente diferente de cualquier otro Gouda que haya probado. ¡Mira ese color! ¡Mira las deliciosas fisuras, inclusiones y pequeños cristales de sabor! Me recuerda al caramelo - huele a caramelo, y tiene indicios de caramelo escondido dentro de su complejo sabor. El un queso duro como una roca, y se quiebra como piedra en pequeños trocitos limpios. Son como pequeñas rocas, llenas de sabor.
El Pittig, un queso de cuatro años de edad, desarrolla un sabor tan fuerte que los aficionados al queso prefieren comerlo solo. Los acompañamientos parecen apagados en comparación con su robusto sabor a caramelo. De todas formas es un excelente queso para tablas de quesos o en cocina para rallar y gratinar. Va bien con la cerveza y los vinos tintos.

viernes, 23 de junio de 2017

Camembert Dell'alta Langa

Leche: Vaca, cabra, oveja
Tipo: Pasta blanda, corteza enmohecida
Materia Grasa: 50%
Maduración: De 2 a 3 semanas
Aspereza: Suave
Vino: Il Sole dei Tempi (D.O. Piemonte)
País de origen: Italia
Región: Piamonte
Notas: El Camembert Dell'alta Langa es una creación del Caseificio dell'Alta Langa. Esta lechería italiana del norte, produce muchos productos lácteos, principalmente quesos sobre la base de recetas tradicionales de su región, en el Piamonte, pero los produce en una moderna planta. La mayor parte de sus quesos son pequeños quesos de corteza enmohecida, a menudo hechos con mezclas de leche y madurados durante un par de semanas.
La elaboración de queso a partir de leche mixta es una práctica común en Italia, donde los pequeños agricultores agrupan la leche de todo su ganado, por lo general vacas, cabras y ovejas. Esto les permite hacer queso durante todo el año, sin necesidad de parar la producción cuando los animales descansan antes del nacimiento de sus terneros, cabritos o corderos.
El Caseificio dell'Alta Langa es famoso por su tradicional Robiola Rocchetta y el cremoso y rico La Tur. Recientemente ha dedicado su atención al desarrollo de un Camembert de leche mixta. Tomando como inspiración el Camembert francés, los astutos italianos lo elaboran usando tres leches pasteurizadas, en comparación con el original que se hace solamente de leche de vaca, dándole así una singularidad propia.
El sabor combina la riqueza de la leche de vaca con la dulzura de la leche de oveja. La leche de cabra le aporta una cierta sensación picante. Donde este difiere del clásico Robiola es en la corteza. Aunque todavía es delgada, tiene el inconfundible sabor de un Camembert - más discreto que el Camembert puro de leche de vaca, pero absolutamente delicioso.
Producido en forma de cilindro de 11 cm de diámetro, 4 cm de altura y un peso aproximado de 260 g. Exterior de color amarillo pálido, corteza comestible y arrugada. En el pico de su madurez y a temperatura ambiente, el interior presenta una textura fina, compacta y cerrada con una corteza enmohecida suave y una pasta cremosa sorprendentemente poco amoniacal bajo la corteza. El Camembert Dell'alta Langa tiene un olor considerable y complejidad aromática, debido a una mezcla cuidadosa de tres diferentes leches y un paciente proceso de envejecimiento.
Ofrece en boca, sensaciones de leche, heno y paja con una leve acritud final por su ligero toque caprino, la salazón es la correcta.
Es importante comer este queso a temperatura ambiente para degustar mejor su riqueza de sabores. Combina bien con frutos secos o nueces, acompañado de un crujiente pan de pasas, funde muy bien, por lo que también, es ideal en ensaladas y sopas. Marida muy bien con un vino blanco ligero de la zona.

Pascualino

Leche: Oveja
Tipo: Pasta semi-dura, ni prensada ni cocida, corteza natural
Materia Grasa: 45%
Maduración: 3 meses
Aspereza: Media
Vino: Habla de la Tierra (D.O. Extremadura)
País de origen: España
Región: Extremadura
Notas: Este queso se elabora en la Quesería Finca Pascualete, que se encuentra en Trujillo, provincia de Cáceres.
Finca Pascualete es una empresa de carácter familiar cuyos orígenes se remontan a los primeros años del siglo XIII. Tras haber ayudado en la conquista de Trujillo, en 1232 Don Fernán Ruiz Altamirano fue obsequiado con las vastas tierras donde hoy se ubica Finca Pascualete, en el corazón de uno de los ecosistemas más ricos y mejor conservados de Europa: la dehesa extremeña. En estos pastos fueron asentándose durante siglos varias generaciones de ganaderos que comenzaron a elaborar queso con la leche sobrante de sus ovejas para completar la escasa dieta de sus familias. Con el tiempo las mujeres de los pastores fueron evolucionando sus recetas, compitiendo entre ellas para conseguir sabores más exquisitos, creando nuevas y diferentes variedades de quesos e, incluso, logrando piezas que podían conservarse por meses en los primitivos chozos de piedra que aun salpican el terreno. Coronada por una antigua casona de origen románico, la finca se encuentra franqueada por los ríos Tarroja y Magasta y poblada de bosques de encinas, alcornoques y multitud de especies herbáceas, como la jara, el enebro, el tomillo, la tierna hoja de zarza o el romero, que proporcionan al ganado ovino una alimentación 100 % natural.
La familia de Finca Pascualete se compone de 20 trabajadores que cuidan con mimo y dedicación este rico patrimonio. En su búsqueda constante de la excelencia controlan con rigurosa exhaustividad y cuidado artesano todos los procesos de elaboración del queso, desde la cría y engorde de su propio ganado y el ordeño y tratamiento de la leche, hasta el prensado manual y volteo diario de los quesos durante su curación, pasando por el empaquetado a mano de cada pieza.
Maribel Gómez Santos, maestra quesera, explica que aunque la fábrica se encuentra en el polígono industrial La Dehesilla de Trujillo, la leche procede de su propio rebaño de ovejas extremeñas del tronco merino, una raza que ha encontrado aquí el perfecto entorno para su adecuado desarrollo, lejos del estrés y del sometimiento del establo. Durante la mayor parte de su vida, las ovejas se alimentan de la gran variedad de especies herbáceas que crecen en la dehesa, completándose después su engorde a base de piensos ecológicos.
La elaboración del Pascualino recupera métodos artesanales, heredados de generación en generación, entre los que destaca el desuerado por gravedad. Esta técnica da como resultado una textura exquisita y una variedad aromática en boca sorprendente, que junto con la potencia de la leche cruda nos brinda un curado con mucho carácter.
Queso curado de leche cruda de oveja graso, con forma de pastilla de jabón, sin prensa, con 10cm de ancho, 9cm de alto y un peso aproximado de 500g. Con unos tres meses de maduración. Sabor intenso a leche cruda, dulce y abizcochado a vainilla, caramelo y toffee, con notas florales, pastos y toques de hierbas aromáticas a miel, rosa y violeta. Un queso único, de gran intensidad sápida y con mucha personalidad.
Su color es amarillo oscuro y su apariencia es firme al corte y de pasta ciega. Huele a leche cruda de oveja, intenso sin estridencias. Su textura es dura aunque mantecosa. Un queso único, de gran intensidad sápida y con mucha personalidad.
La empresa elabora otros quesos como el Monte de Trujillo un queso artesanal rústico, diferente al resto de quesos de leche cruda de oveja, el Bruma de Trujillo, un queso blando de corteza florecida, el Pastura cuya elaboración está inspirada en una receta tradicional de la Toscana italiana, el Cumbre de Trujillo, queso de oveja elaborado a partir de leche pasteurizada, según la receta heredada por siglos de los más sabios pastores de la zona, y una Torta de leche cruda de oveja prensado a mano y elaborado con mimo artesano a la manea tradicional.
Es importante consumir el queso a temperatura ambiente, si quiere saborear toda su fragancia de matices. Una vez llevado a la temperatura adecuada, disfruté de este queso con un buen pan crujiente untado con aceite de oliva, con frutos secos o cortado en dados sobre ensaladas. Se recomienda acompañar de vinos tintos ligeros y afrutados, como un Cabernet Sauvignon.

miércoles, 21 de junio de 2017

Tomino di Talucco

Leche: Cabra, vaca
Tipo: Fresco o de pasta blanda, sin corteza el fresco, con corteza natural el madurado
Materia Grasa: 40-44%
Maduración: Fresco o madurado de 2 a 4 semanas
Aspereza: Suave el fresco, media el curado
Vino: Lis Neris (D.O. Friuli)
País de origen: Italia
Región: Piamonte
Notas: "Tomino" en el dialecto local significa "pequeño queso". El Talucco es un queso tradicional típico de Piamonte por lo general a base de leche mezclada, de vaca y de cabra. Nace como tal en cuanto tradicionalmente era producido por pequeños núcleos familiares de agricultores ganaderos cuyo ganado era normalmente constituido por una vaca y unas pocas cabras criadas en las praderas del territorio piamontano pinerolese.
Producido en Talucco de donde toma el nombre, es una comunidad perteneciente a Pinerolo un pueblo con ayuntamiento propio junto al Río Chisone, en la provincia de Turín, región del Piamonte, al noroeste de Italia.
El Tomino de Talucco se ha producido durante siglos, pero adquirió una gran fama a partir de los años de la "Belle Epoque" hasta los años setenta del siglo pasado, cuando los turineses se desplazaban a Pinerolo para hacer "merenda sinoira" en las "piole" (posadas) locales bajo las pérgolas. La “merenda sinoira” es una pequeña comida frugal pero sustanciosa, que las familias de campesinos solían realizar alrededor de las 17 con el fin de recuperar energías tras las duras labores de la tarde. Esta costumbre ha sido recuperada hoy por muchos locales presentes en todo el territorio, sobre todo como un ritual para estar en compañía: la merienda sinoira se hace a base de platos fríos, quesos toma y tomino, embutidos, tortillas, todo ello ¡acompañado de un buen vaso de vino!
El Tomino del Talucco es un queso de leche de vaca y cabra o en pureza de leche de cabra. Los porcentajes de leche de cabra y de vaca pueden variar dependiendo de su disponibilidad actual. Hoy se ha fijado un pliego de condiciones regional que establece, para el queso mixto, un porcentaje del 90% de leche de vaca y 10% de leche de cabra.
El proceso de fabricación es del tipo cacioricotta, una técnica de elaboración mixta de queso y ricotta (requesón), es decir, utilizando leche cruda sometida a un tratamiento térmico más elevado que el de una pasteurización normal. El motivo de esta técnica es la recuperación, en el futuro queso, de una parte de las proteínas del suero con las consiguientes características organolépticas también vinculadas a este paso tecnológico.
El método de preparación; La leche entera de vaca y cabra o solo de cabra pura, deberá estar exenta de acidificación. La leche se lleva a una temperatura mínima de 75°C durante al menos 5 minutos. La coagulación se realiza a 35-40°C. Efectuada la coagulación, se inicia la rotura de la cuajada, hasta reducir los gránulos, de consistencia blanda, en tamaños que van desde un grano de maíz/arroz a una a una avellana pequeña. Este paso se puede alternar la rotura y paradas breves. Posteriormente se elimina una parte del suero y se extrae manualmente la cuajada. La extracción es manual y la cuajada se coloca en moldes o fuscelle. Se prosigue con una fase de drenaje de la cuajada en los moldes con una duración de al menos 8 horas. La salazón debe tener lugar en la fase de drenaje y de inicio de la maduración que se lleva a cabo en lienzos de plástico apto para alimentos semirrígido o en esteras de paja de centeno durante al menos 10 días, incluyendo el día de la producción. El queso Tomino del Talucco en "compota"  debe permanecer en la curación por un mínimo de 5 días y, posteriormente, debe permanecer dentro de recipientes de vidrio o arcilla, o cerrado herméticamente o con película alimentaria, durante un mínimo de 10 días. La pimienta se utiliza en el Tomino Talucco sólo en los tipos "madurados" y "en compota".
La forma es cilíndrica con las caras planas y los lados ligeramente convexos en el tipo "fresco", más irregulares en los tipos "madurados" y "en compota". Peso de 80 a 100 g en el tipo "fresco"; de 50 a 80 g en los tipos "madurados" y "en compota".
En el caso de Tomino fresco que se consume dentro de los 4 - 6 días de la producción, no hay corteza y el interior es blanco o marfil sin ojos, mientras que la textura es suave y ligeramente consistente. El olor es delicado y raramente picante y el sabor es ligeramente ácido.
En el caso de Tomino madurado, toma un periodo de dos a cuatro semanas, durante las cuales los quesos son volteados a menudo. La corteza es dura y el interior es amarillento mientras que la textura es más dura, ya que el queso ha perdido parte de su agua durante su proceso de envejecimiento. El olor es fuerte, persistente y picante, mientras que el sabor es fuerte y salado. A veces al final se condimentan con pimienta o tomillo serpillo también conocido como serpol (el tomillo típico que crece en esta región), este le añade al queso un sabor ligeramente cítrico. Las formas aromatizadas con pimienta o con tomillo son sazonadas en vasijas ("ule") de barro, que confieren al queso una gran intensidad de aroma y sabor.
Tradicionalmente se consume al natural fresco como aperitivo o al principio de una tabla de quesos. Las versiones más maduras o "en compota" pueden ser acompañadas con un hilo de miel de flores silvestres. Las versiones medianamente maduras también se pueden pasar brevemente la parrilla y servir con patatas cocidas o en una ensalada mixta con unas gotas de vinagre balsámico. Puede servirse en compañía de un vino tinto con cuerpo.

martes, 20 de junio de 2017

La Tentation de Laurier

Leche: Vaca
Tipo: Pasta blanda, corteza lavada
Materia Grasa: Mínimo 60%
Maduración: No definido
Aspereza: Suave
Vino: Le Haut Lieu (D.O. Vouvray)
País de origen: Canadá
Región: Quebec
Notas: La historia del queso en Canadá se remonta a 1635, cuando los colonos franceses elaboraron los primeros. A lo largo de los siglos, los inmigrantes procedentes de Europa, Oriente Medio o la India, llevaron consigo sus recetas favoritas, lo que enriqueció la variedad y complejidad de la oferta de quesos.
Hasta la década de 1990, la mayoría de los quesos se hacían en pequeñas granjas para consumo local o en grandes fábricas que elaboraban bloques de Cheddar fuerte. El renacimiento de los productores artesanos, que utilizaban leche de cabra, vaca y oveja, llevó a los canadienses a descubrir su orgullo por los excepcionales quesos. Actualmente, existen cerca de 200 compañías, lo que refleja el crecimiento del consumo.
Este queso se elabora en la Fromagerie 1860 DuVillage en Warwick que se encuentra a mitad de camino entre Montreal y Quebec.
En 1976, los fundadores de la compañía adquirieron una quesería artesanal en Kingsey Falls. En 1979, para responder una demanda importante de la clientela, la empresa se trasladó a Warwick en un local que será ampliado cuatro veces en los últimos años. Fromages Côté se vende al grupo Saputo en marzo de 2005.
La Tentation de Laurier es un queso de leche pasteurizada de vaca enriquecido con crema lo que le convierte en un queso doble crema, (Para alcanzar el contenido de grasa necesaria para ser considerado un doble crema (ha de tener al menos el 60 por ciento de grasa en la materia seca - el queso menos el agua), el quesero tiene que complementar la leche de la vaca con crema o nata).
De textura blanda cuando el queso es joven que evoluciona a crema batida, con sabor a nata fresca apoyada por una ligera acidez láctica final. Con una corteza lavada suave y comestible. La pasta madura desde el exterior hacia el interior, la textura blanda pasa a ser cremosa y untuosa, cuando el queso está en su punto de maduración, sabor a mantequilla muy pronunciado. Se deshace en la boca.
Este queso se comercializa en forma de un pequeño disco de 125 g.
Ganador de la medalla de bronce en los World Cheese Awards del año 2015 en la categoría (Quesos de Corteza Lavada). Y ganador en el concurso Sélection CASEUS en los años 2014 y 2015 en la categoría (Quesos Blandos Madurados).
Su textura cremosa - casi como la mantequilla - lo convierte en el complemento perfecto para un crujiente pan de nuez. Es bastante sabroso por sí solo, pero pruébelo con mermelada de albaricoque para una variación dulce. La quesería propone varias combinaciones que detallo a continuación. Sugerencias para servir con: fruta seca (albaricoques, arándanos, mango), frutas frescas (peras, manzanas, fresas), frutos secos (almendras) y pan de nuez. Sugerencias de maridaje, vinos blancos de Vouvray y vinos espumosos.

miércoles, 14 de junio de 2017

Romelia

Leche: Cabra
Tipo: Pasta blanda, corteza lavada
Materia Grasa: 50-55%
Maduración: De 5 a 6 semanas
Aspereza: Suave
Vino: Jackson Triggs Chardonnay (D.O. VQA Okanagan Valley)
País de origen: Canadá
Región: Columbia Británica
Notas: Canadá, el segundo país más grande del mundo, posee vastas extensiones de tierra con una enorme diversidad de suelos y paisajes. El clima es muy riguroso en algunas zonas, pero la gran extensión de tierras a lo largo del cinturón meridional del país está consagrada a la agricultura.
La costa Oeste de donde procede este queso tiene un clima suave que ha propiciado la ganadería lechera y la elaboración de quesos artesanales.
Muchos de los quesos canadienses reflejan la influencia francesa, británica y holandesa, pero no son unas meras copias del original, sino unos productos genuinamente artesanos que realzan las recetas tradicionales al tiempo que capturan el terroir, con sus aromas, sabores y texturas extraídos del suelo rico en minerales y nutrido por el agua más pura que nos podamos imaginar.
El Romelia es un queso elaborado por la Salt Spring Island Cheese Company ubicada cerca de Ruckle Park, en Salt Spring Island, Columbia Británica. Salt Spring es la mayor de las islas del golfo. El clima templado del que goza todo el año es ideal para el pastoreo.
"La gente viene a Salt Spring para tener una vida sana, no para conseguir un trabajo", bromea David Wood, dueño de Salt Spring Island Cheese Company.
Por suerte para los amantes de los quesos, David Wood su esposa Nancy son excepciones a esa regla. Antes propietarios de una importante tienda gourmet en Toronto, se mudaron a la Costa Oeste en 1990 y empezaron a elaborar queso en 1994, se centraron en los quesos de leche de oveja, pero actualmente también elaboran estupendos quesos de cabra. Es difícil no fijarse en sus llamativos quesos, artísticamente decorados con flores comestibleshierbas frescas o especias. Este año, los bosques ampliaron su variada selección para incluir un queso de leche de cabra, de color cobre, llamado Romelia.
Nombrado así por Rommy, un empleado pelirrojo, el Romelia es un delicioso queso elaborado con leche pasteurizada de cabra, de 200 g, de corteza mixta lavada con salmuera. Una mezcla de cultivos que se agregan a la leche: geotrichum candidum (que crea un moho florecido blanco) y brevibacterium linens (que dan al queso su color rojizo y aroma potente). Juntos crean un hermoso exterior moteado que es húmedo, pegajoso y ligeramente granulado en la boca. El aroma es agradable pero fuerte.
En el pico de su madurez, (aproximadamente seis semanas) la pasta pálida es suave y húmeda con pequeños ojos dispersos (agujeros) por toda la superficie. Tiene una calidad densa y algo flexible que cubre su boca con un sabor intenso, sabroso y un acabado suave. Versiones más jóvenes y firmes del Romelia siguen siendo sabrosas, pero carecen del mismo aroma picante y rico sabor.
La suavidad es inherente a la leche de cabra, por lo que es ideal para la creación de quesos frescos y blandos. Las partículas de grasa son mucho más pequeñas que en la leche de vaca, así que si usted deja una jarra de leche de cabra en el mostrador, no obtendrá la gruesa capa de nata que sube a la parte superior; Las partículas de grasa permanecen suspendidas en la emulsión. Para los quesos de cabra, dice David Wood, "todo lo que realmente tienes que hacer es exprimir el agua y concentrar la grasa". La lengua no puede discernir las diminutas moléculas de grasa y todo lo que experimenta es una textura excepcionalmente suave.
Para ayudar a preservar el sabor y la calidad de su leche de cabra, la Salt Spring Island Cheese Company utiliza el método "low and slow" (bajo y lento) de pasteurización - calentando la leche a 63 ºC durante 30 minutos, en lugar de 72 ºC durante 18 segundos. Este método hace menos daño a los glóbulos de grasa de la leche. Un calor más alto puede romper los glóbulos frágiles e intensificar la naturaleza más fuerte y picante del queso de cabra.
Un emparejamiento favorito con este queso es con una mermelada de melocotón, o cualquier otra mermelada a base de frutas de hueso. Es especialmente adecuado en una tabla de quesos, su color naranja le proporciona un toque distintivo, y su sabor fuerte contrasta con otros quesos más suaves. Disfrútelo con un vino canadiense tipo Chardonnay, también es muy bueno acompañado de una cerveza.

sábado, 10 de junio de 2017

Blu di Caravaggio

Leche: Vaca, búfala
Tipo: Pasta blanda, azul, corteza natural
Materia Grasa: No definido
Maduración: De 3 a 4 meses
Aspereza: Suave
Vino: Noval Vintage Port Silval (D.O. Porto)
País de origen: Italia
Región: Lombardía
Notas: ¿Quién sabía que había tantos quesos diferentes hechos de leche de búfalo? ¡Bueno, los italianos sí! Ellos tienen su Quadrello di Bufala (un queso de estilo Taleggio), su Casatica (lechoso y cremoso), sus bolas clásicas de Mozzarella, e incluso su Blu di Búfala (estilo Taleggio y azul), pero ninguno como este Blu di Caravaggio que es una mezcla de leches pasteurizadas de vaca (60%) y búfala (40%), un queso azul, maravillosamente cremoso y sabroso.
Este queso lo elabora el Caseificio Defendi Luigi en Caravaggio un pueblo situado en la provincia de Bérgamo, en la región de Lombardía, Italia. La población es conocida por el pintor barroco Caravaggio, quien vivió allí parte de su infancia y juventud y tomó el nombre del pueblo para su pseudónimo.
El Blu di Caravaggio parte de una receta clásica del famoso Gorgonzola Dulce o Dolcelatte pero con la diferencia que utiliza parte de leche pasteurizada natural y rica en grasa de los búfalos de agua para crear un queso azul extra cremoso que le hace más substancial ... más cremoso, más dulce y más denso en general.
La leche de búfala contiene un 58% más de calcio que la leche de vaca un 48% más de proteínas, 43% menos de colesterol. Es una fuente rica de hierro, fósforo, vitamina A y contiene altos niveles del antioxidante natural “tocoferal”. 
El Blu di Caravaggio tiene un rico y intenso sabor que se mantiene largo tiempo en las papilas gustativas. La riqueza de la leche también ayuda a suavizar la mordedura picante de las vetas azules, mientras que mejora el final largo y lujoso del queso.
El Blu di Caravaggio tiene una corteza más dura que algunos azules, pero la pasta es decadentemente cremosa, compacta y fundente en boca, de color marfil surcada por las típicas vetas de moho que en este caso son más de color verde ámbar que azul. La larga maduración (3-4 meses) confiere a este queso un sabor inconfundible, ligeramente acaramelado, decidido, intenso y fuertemente aromático, con un persistente final.
Este es un gran queso de postre con peras en rodajas con su miel favorita o mermelada de cerezas, pero no te decepcionará en cualquier otra combinación… untado en una rebanada de pan rústico, desmenuzado sobre ensaladas, para enriquecer una sopa de verduras, o incluso fundido sobre huevos revueltos, alcaparras fritas o pimientos rojos asados. Marida bien con vinos generosos de Oporto. También es sorprendentemente agradable con una taza de café negro.